Edificios del Banco Entrerriano y del Centro Comercial

Vista del edificio del Banco Entrerriano/Centro Comercial. Detrás el teatro 1° de Mayo (Foto: Región Litoral)

En la distribución de los primeros 130 solares (en algunos documentos 133) de la Villa de Concepción del Uruguay, realizada al dejar organizada la planta urbana, por parte de Tomás de Rocamora y acorde el informe de fecha 25 de junio de 1783, fecha que se ha tomado como de fundación de la ciudad, elevado al Virrey Vértiz. se dejaron “reservados solares” con destino a los edificios públicos y otros sin ser asignados, quedaron a disposición del Cabildo, para futuros pobladores.

Cada manzana, en que fuera dividida la ciudad, estaba a su vez compuesta de “cuarto solares” de aproximadamente 40 x 40 varas (34.75 x 34.75 metros) aproximadamente.
La manzana donde en la actualidad se encuentra emplazado el “Edificio Torre Centro Comercial”, fue reservada para la comandancia y el correo, correspondiendo el solar “A” al edificio analizado, siendo su propietario original el Cabildo de la ciudad.

Sin poder precisar la fecha, -antes del año 1850- en dicha manzana, frente a la actual plaza General Ramirez, se construyo el edificio de la aduana (el primero de ellos) en terrenos en que posteriormente se edificaría el teatro “1° de Mayo” y al ser demolido este el anexo del “Hotel París”, hoy sede del rectorado de la UNER
(Universidad Nacional de Entre Ríos).

En oportunidad de la asignación de los nombres a las calles de la ciudad, por orden del comandante militar de la misma, Teniente Coronel Ricardo López Jordán (h), en el año 1850, a la actual calle Eva Perón. se le impone el de Federación Entrerriana, en toda su extensión, no cambiando el nombre en la calle
De la Representación o Representación, actual 9 de Julio, manteniéndose estos nombres en los planos del arquitecto Augusto Picont de 1853 y en el del proyecto de urbanización de la ciudad de Concepción del Uruguay, elaborado por el agrimensor Juan Leo en el año 1857.

En el plano de la defensa de Concepción del Uruguay, con motivo del ataque de las fuerzas de los generales Madariaga y Hornos, el 21 de noviembre de 1852, en dicho edificio se consigna, el cantón de la aduana en referencia al ubicado frente a la plaza General Ramirez, al mando del Capitán Pedro Busquets.

En la manzana comprendida por las calles 9 de Julio al sur, Supremo Entrerriano por el este, Eva Perón por el oeste y General Galarza por el norte, al
establecerse a partir del año 1860, la capital de la provincia de Entre Ríos en nuestra ciudad, pasa a ser propiedad del gobierno provincial.

Sociedad Anónima Promotora del Progreso del Municipio del Uruguay

Vista del edificio del Banco Entrerriano/Centro Comercial. a la derecha el teatro 1° de Mayo y detrás la Escuela Normal

El 18 de junio de 1867, los principales vecinos de la ciudad de Concepción del Uruguay, fundan la “Sociedad Anónima Promotora del Progreso del Municipio del Uruguay, estableciendo en el acta de fundación, en el artículo 10°, que una de las primeras obras a realizar, sería la construcción de un teatro y un muelle con calzada a tierra firme. Para la obra del teatro,  la asociación solicita al gobierno de la provincia la manzana en que estaba el Departamento Topográfico (ex aduana, en razón que esta última se había traslado a su nuevo edificio (se refiere al que está en el Puerto Viejo, actual UTN).

El 25 de junio de 1867, por decreto del gobierno de la provincia de Entre Ríos, refrendado por el Gobernador General Justo Jose de Urquiza “se cede a perpetuidad a la Asociación Promotora del Progreso del Municipio del Uruguay, la manzana ubicada al este de la plaza General Ramirez delimitada por las calles Federación Entrerriana (Eva Perón) al oeste; de La Representación (9 de Julio) al sur, de Las Ciencias (Galarza), al norte e Independencia (actual Supremo Entrerriano) al este.

De la manzana de terreno acordada (cuatro solares), la Asociación reserva para el edificio del teatro a ser construido el lote del centro, teniendo su frente hacia la plaza General Ramirez sobre la entonces calle Federación Entrerriana.

A los efectos de obtener fondos para la obra del teatro, la Asociación Promotora (como se la conocía), en una asamblea realizada al efecto, resuelve autorizar a la Comisión Directiva, a enajenar parte de los terrenos de la manzana de referencia.

 

El Banco Entrerriano

El 23 de abril de 1861. la legislatura entrerriana autoriza al Poder Ejecutivo provincial a promover en la provincia, el establecimiento de un banco de descuentos, depósitos e hipotecas con facultad de emitir billetes a la circulación pública para lo cual se debía solicitar la correspondiente autorización al Congreso de la Nación.

A principios del año 1863, Wenceslao Lopez, efectuó una presentación ante el gobierno de la provincia pidiendo autorización para la instalación de un banco, acorde lo determinado por la ley de 1861.

Previa autorización de la Cámara Legislativa, el gobernador de la provincia General Justo Jose de Urquiza, el 4 de mayo de 1863, expidió el siguiente decreto; “Queda autorizado D. Wenceslao López para establecer el banco que solicita, bajo la denominación de “Banco Entrerriano” previa autorización del Congreso Federal del que habla el artículo 108 de la Constitución Nacional”.

Obtenida las autorizaciones correspondientes y aprobados sus estatutos, el banco inicio sus actividades en marzo de 1864, constituyéndose en el primer antecedente del después “Banco de Entre Ríos”, en razón de su carácter mixto, al estar formado su capital, por aportes oficiales y privados.

 

Edificio propio del Banco Entrerriano

Publicidad del Centro Comercial en un álbum de 1929

Desde la creación del banco, uno de los principales objetivos de sus directivos, era la construcción de un edificio propio y adecuado a sus necesidades. Con tal propósito, el directorio, gestiona ante la comisión directiva de la Asociación Promotora del Progreso del Municipio del Uruguay, la compra del terreno de su propiedad, sito en la esquina de las calles Federación Entrerriana, esquina calle de Las Ciencias o Ciencias.

El 28 de agosto de 1869, la sociedad propietaria vende a la Asociación Banco Entrerriano, establecido en la capital de la provincia, [en esas circunstancias en Concepción del Uruguay una fracción de terreno que “integra la manzana del teatro 1° de Mayo, en la esquina de las calles Federación Entrerriana y Ciencias”.

El lote a continuación de este-sobre calle de las Ciencias había sido vendido por la Sociedad Promotora del Progreso al Dr. Nicasio Marín, que lo permuta, en octubre de 1867, por el predio de similares características, sobre calle De la Representación con la misma sociedad.

En la misma fecha, el ex lote del Dr. Marín, es vendido al Banco Entrerriano, conformando un solo lote, que es el predio que hoy ocupa el edificio de la “Torre Centro Comercial”.

El banco construye su edificio propio en los terrenos adquiridos, donde funciona hasta su cierre definitivo en el año 1876, quedando el edificio desocupado.

En el plano de la defensa de Concepción del Uruguay confeccionado por delineador municipal D. Victoriano Guzmán, el 25 de noviembre de 1873, por orden del jefe de las fuerzas nacionales, de guarnición en la ciudad Coronel Ignacio Garmendia, se consigna en la esquina de las calles Ciencias y Representación, el edificio del “Banco Entrerriano” donde estaba emplazado el cantón del mismo nombre y se consigna “Casa de una planta techos de tejas.

Por ordenanza de la municipalidad de Concepción del Uruguay, de fecha 9 de octubre de 1876, se dispone que la calle De la Representación o Representación, que cortaba a la ciudad de este a oeste, pase a llamarse “9 de Julio” y las calles que la cruzan de norte a sur, cambiaran de nombre en su intersección por tal medida la calle Federación Entrerriana, al sur, pasa a llamarse Londres y hacia el norte, se denomina “Colon”, quedando el edificio investigado en la esquina de las calles Colon y Ciencias.

El Centro Comercial y de Intereses Departamentales de Concepción del Uruguay

A la derecha el edificio del Centro Comercial

El 22 de junio de 1913, en base a una invitación realizada por la “Junta Popular de Fomento” de Concepción del Uruguay, se realiza en la sala del teatro 1° de Mayo una asamblea popular con el propósito de organizar un centro comercial y de intereses generales bajo el nombre de “Centro Comercial y de Intereses Departamentales”, cuyos propósitos primordiales consistían en ofrecer a sus socios, un local propio, con mesas de lectura con el mayor numero de diarios, revistas y periódicos del país y del extranjero, un servicio telegráfico y por correo de la bolsa de Comercio de Buenos Aires y del Mercado Central
de Frutos de la Capital Federal con la cotizaciones sobre títulos, acciones, hipotecas, cédulas etc., ofertas y pedidos de ventas, compras y arrendamientos de fincas urbanas y rurales de haciendas, de dinero etc., ofertas y pedidos de trabajo y brazos en combinación con la Dirección Nacional de Inmigración, publicación de cualquier decreto, disposición y licitación nacional, provincial y municipal.
Registraría, además el movimiento ferroviario de entrada y salidas de esta ciudad y estación, itinerarios con toda indicación o cambio de servicios etc. y todo asunto de positivo interés general.

Ante una moción del Dr. Salvador Sartorio, la propuesta fue aprobada por unanimidad quedando fundado desde esa fecha el “Centro Comercial y de Intereses Departamentales de Concepción del Uruguay”. Se eligió una comisión provisoria para la redacción, en el termino de quince días, de los estatutos definitivos.
El 6 de Julio del mismo ano. se aprueban los estatutos del Centro Comercial y en la reunión del día 13 del mismo mes se elige la primera comisión directiva integrada por: Presidente; Dr. Mariano E. López con 105 votos. Vicepresidente; Dr. Eduardo Tibiletti con 107 votos. Tesorero; D. Carlos F. Roll con 82 votos. Secretario; D. Antonio Canavessi con 48 votos. Vocales los señores Guillermo Jacobs, Francisco Tavella, Domingo Fagiano, Eduardo Peano, Martín Lecumberry, Antonio E. Baciadone, Andrés Colombo, Amalio Gravano. Pedro M. Zafrilla y Santiago Giacomotti.

La flamante Comisión Directiva toma posesión formal de sus funciones el 19 de julio de 1913. El 16 de noviembre del mismo año, se efectúa la presentación ante el Ministerio de Gobierno de la provincia de Entre Ríos, solicitando la correspondiente personería jurídica, que le es acordada con fecha 3 de diciembre.

Como objetivo prioritario de los directivos del Centro Comercial, era la obtención por compra, cesión o arrendamiento de un local donde pudiera desarrollar sus actividades, acorde los objetivos que se habían fijado en el acta de fundación, habiendo funcionado provisoriamente en los “altos del teatro 1° de Mayo”.

Encontrándose desocupado, el edificio que había pertenecido al ex Banco Entrerriano en la esquina de las calles Colon y Galarza y había pasado a ser propiedad del Gobierno de Entre Ríos, las autoridades del Centro Comercial gestionan su cesión definitiva, siéndole acordada la propiedad solicitada por ley de la provincia.

El 15 de mayo de 1922, por escritura pública dada en la ciudad de Parana, ante el escribano mayor de gobierno Benito Antola, el Gobernador de la Provincia de Entre Ríos Dr. Celestino Marco, asistido por el Ministro de Gobierno Profesor Ricardo Poitevin, en virtud de la Ley N° 2764/1922 que los autoriza al efecto, dio y cedió en favor del “Centro Comercial y de intereses Departamentales de la ciudad de Concepción del Uruguay”, representada en el acto por el Dr. Antonio Sagarna. un terreno ubicado en la ciudad de Concepción del Uruguay, ubicado en la esquina de las calles Galarza y Colon, con todo lo edificado, plantado, clavado y demás adherido al suelo con los siguientes linderos. Al norte; calle Galarza. Al sur; teatro 1° de Mayo Al este; terreno y edificio propiedad del Gobierno de Entre Ríos (ex edificio de la Escuela Normal de Preceptores). Al oeste; calle de por medio plaza General Francisco Ramirez.

La donación se efectúa con la condición que la propiedad debe estar permanentemente ocupada por la mencionada institución y ser de su exclusivo destino.
De esta manera el “Centro Comercial y de intereses Departamentales” de nuestra ciudad, pasa a ser propietario del antiguo solar y edificio que lo ocupa hasta su demolición en marzo del año 1965.

Edición: Virginia Civetta y Carlos Ratto. Texto: Andrés Rousseaux, “Edificios con historia” T. II

Cosita, el último palanquero

“Cosita”

Todos aquellos concepcioneros, que hemos nacido en el principio de la segunda mitad del Siglo XX, recordamos a ese señor de contextura chica que caminaba temprano por las calles de nuestra ciudad, pregonando la venta de pescado.

Era don Luis María Gallo, alias “Cosita”. Apodo que algunos dicen, que así, lo llamaba su abuelo, por ser muy chiquito. Otros dicen que comenzó vendiendo mojarritas en el Mercado Municipal, y lo decía tan rápido que le entendían “cosita” y de ahí su sobrenombre.

Primeramente vivió en un rancho ubicado donde hoy está la puerta de entrada a la cancha de fútbol del Club Parque Sur (calle Artigas). Ahí permaneció hasta 1959, por la gran creciente, se trasladó a un lugar más alto. No era única su vivienda en esa zona, sino que era un gran barrio humilde, que ocupaba los terrenos del actual Club Parque Sur, el Parque Carlos Squiavo y la Defensa Sur. Vivía de la venta del producto que cosechaba día a día del riacho Itapé. Tenía una canoa, la que se llamaba “La Salvación”.

Tuvo dos hijos, Herminda y Hugo Antonio. El solo los crió, pues su compañera se fue muy temprano, dejándolo viudo con dos pequeños.

Muy temprano recorría el espinel y salía a recorrer las calles vendiendo los frutos que recolectaba en el Itape. En pocas horas vendía todo. Era muy conocido y también se sabía de la calidad de sus productos, siempre frescos. Tenía clientes fijos; como por ejemplo cuando tenía anguilas, se las llevaba a don Scelzi, quien fuera Intendente de nuestra ciudad.

Trasladaba el pescado en una palanca que había hecho de una rama de Mora, a la que pelo, dejo secar y lijo prolijamente. De ella colgaban los productos que el río le brindaba diariamente. La llevaba sobre su hombro y caminaba con pasos  cortos y cruzados, muy rapidito, gritando Piscaadoo…

Si deseabas comprar un pescado que llevaba en el final de la palanca, con suma habilidad, cambiaba ese palo de hombro y te presentaba la mercadería deseada de frente. Era un maestro con la palanca.

Cuenta su hijo, que cuando regresaba de su venta cerca del mediodía, ya venía con lo que cocinaría ese día.

Recorría la ciudad, pero también iba al Mercado Municipal, quienes entraban por calle Urquiza, recordaran que había piletas y ahí se vendía pescado en cercanías al puesto de empanadas, las inolvidables que vendían los hermanos Garnier.

Murga “Dejala que gire”

No solo fue pescador Cosita, también fue murguero. Estrella de nuestros corsos en Plaza General Francisco Ramírez, con su murga a la que llamo primeramente: “Scola Do Samba”, luego, “Pélala que está Madura”, “Sácale el hilo a la Chaucha”, “Déjala que Gire”. Era el Presidente de la agrupación y el Director, el inolvidable Quelo.

Este hombre que no tuvo vicios, más que tomar mates, que crió a sus hijos haciendo de padre y madre, dejo esta tierra el 18 de diciembre de 1992, a los 71 años de edad.

“Seguro que el río debe extrañar su canoa buscando el lugar apropiado para pescar. Y las mañanas de Concepción del Uruguay, están más silenciosas porque falta el particular grito PISCAADOO”.

Edición: Civetta, María Virginia y Ratto, Carlos Ignacio. Texto y fotos extraído de: Proyecto “Entre Mates y Chocolate”, Asociación Civil “Caminos de Esperanza”, 

 

 

 

La actividad bancaria y crediticia, en Concepción del Uruguay (1962)

En nuestra ciudad, para el año 1962, había ocho entidades crediticias que concentraban un intenso movimiento (Cinco Bancos, una Caja Obrera, una Cooperativa y la Caja Municipal), atendiendo la actividad de una vasta zona de nuestro departamento y alguno de ellos como el Banco Hipotecario, quien trabajaba con varias localidades de la provincia. Su intensa actividad y la jerarquía que todas y cada una de las casas de créditos de nuestro medio habían adquirido, al potencial económico en permanente evolución de progreso y de eficacia con que han contribuido a su desarrollo. Ellos fueron:

Banco de la Nación Argentina

Banco de la Nación Argentina en 1916

Sucursal establecida el 21 de marzo de 1892 (continuación del ex Banco Nacional), tiene su sede en el amplio edificio de calle San Martín y España. Su primer gerente fue el Señor Juan G. Mardon.

Su primera sede estuvo ubicada en la casona, que el banco había adquirido a la familia de Ana Urquiza de Victorica, en la esquina de las actuales calles Urquiza y 8 de Junio, donde en la actualidad funciona la Escuela de Educación Técnica que lleva el nombre de esta hija del General Urquiza, la casa, pese a sus dimensiones, no reunía las condiciones edilicias y de seguridad, para el funcionamiento de una institución de este tipo lo que lleva a sus autoridades a buscar un terreno céntrico en la ciudad para la construcción de un edificio adecuado para tal propósito. La habilitación oficial del nuevo edificio (Y actual) de la sucursal Concepción del Uruguay del Banco de la Nación Argentina se realiza el 25 de Mayo de 1910

En 1962, el Gerente fue el Sr. Félix Alberto Valentín

Banco Hipotecario Nacional

Banco Hipotecario Nacional (Foto Mario Morasán)

Fue la primera sucursal del interior de esta institución. Inicio sus actividades el 9 de julio de 1887, en calidad de agencia, ocupando la gerencia el señor José M. Cordero, a quien secundaba un consejo asesor integrado por los señores: Esteban Del Castillo, Agustín M. Alió y Eugenio Guridi.

Hace pocas semanas inauguro su sede propia en la intersección de las calles Galarza y Supremo Entrerrianos. Su amplio y cómodo edificio fue uno de los más modernos de nuestra ciudad.

En 1962, la Gerencia fue ocupada por el Sr. Eduardo Malan Borel

Banco de Entre Ríos

Banco de Entre Ríos

Inauguro su sucursal en nuestra ciudad el 10 de marzo de 1936, siendo su administrador el señor Eduardo Echeverry. En unos pocos años se traslada a su hermoso local propio de calle 25 de mayo y Galarza, frente a plaza Gral. Francisco Ramírez. 

El nuevo edificio es finalizado en el año 1950, siendo inaugurado oficialmente el 11 de marzo del mismo año, con la presencia del  gobernador de la provincia Dr. Héctor Maya acompañado por miembros de su gabinete, autoridades e invitados especiales

En 1962, el Gerente era Sr. Héctor Gargano y contaba con 29 empleados

Banco Agrícola Comercial e Inmobiliario del Uruguay

Banco Agrícola en 1925, puede verse al fondo el Palacio de Tribunales

El Banco Agrícola, Comercial e Inmobiliario del Uruguay, fue fundado con capitales locales el 3 de octubre de 1889. Su primer directorio estaba precedido por el señor Benito E. Pérez  e integrado además por los señores Prospero Maury, Teófilo Urquiza, Eugenio Guridi, Luciano Quesada, José María Cordero y Juan Coll. Actuando como suplentes los señores: Manuel de Naviera, Martin Reibel, Avelino González, Eduardo Nadal, Agustín Simompietri y Francisco Quesada. Su primer administrador fue el Dr. Eduardo Viñas y contador Sr. German Fassaner.

En 1962, el Directorio estaba compuesto por los señores, Dr. Fabián López Meyer, Simón Plazaola, Saúl Rubinsky, José Rodríguez Artusi, Pedro Ferrari del Sel y Cipriano Marco.

La Gerencia la ocupaba el Sr. Francisco Hormaizteguy y como Contador José Cuchi Coleoni. Contaban con nueve empleados.

Banco de Italia y Rio de la Plata

Banco de Italia en 1925

Su inauguración en nuestro medio data del 1 de octubre de 1903. Desarrollando su tarea en el edificio de calle Galarza y Congreso de Tucumán.

En 1962, su Gerente fue Juan José Muñiz, contador: Carlos Miguez  Iñarra. Contaban con 16 empleados.

 

 

 

 

 

 

Cooperativa de Créditos Ltda.

Fundada el 26 de julio de 1936 bajo la denominación de Caja Israelita de Prestamos y Socorros Mutuos. Su primer Directorio lo integraron el sr. Alejandro Enguel, a quien lo acompañaron los Señores: Abrahán Kleiman, Benjamín Moscovich, Santiago Liberoff y Julio Davidson, como titulares.

El 10 de agosto de 1941 se transformó en Cooperativa de Crédito Limitada, intensificando sus operaciones.

En 1962 su Consejo de Administración lo presidio el Sr. Salomón Liberman, lo acompañaron los Señores: Abrahán Zonis, Jaime Fradkin, Abrahán Lischinsky, Mauricio Wexler, Aron Gamarnik, Natalio Szpilfeigel. Carlos Gelman y Jacobo Untroib.

Cooperativa de Créditos “La Obrera”

Cooperativa de Créditos “La Obrera”

Fundada el 25 de abril de 1937 por un grupo de personas allegadas a la entonces “Unión Obrera Departamental”. Desarrollo sus actividades crediticias y de fomento de la vivienda en el viejo local proletario de “El Despertar del Obrero”.

Su primer directorio lo integraron los señores: Dr. Marcos Peisajovich, Juan Balsechi, Alberto Gargano, Febo Pereyra, Santiago Liberoff, Elvio Chaldain, Venancio Tullier, Dr. David Tieffenberg,  Héctor  Pelletti y Antonio Etchevez.

En 1962, la Presidencia lo ocupaba Dr. Marcos Peisajovich y secundado por los Señores: Alfredo Crosignani, Carlos Iglesia, Luis Roca, Juan Balsechi, Héctor Francolino, Miguel Baiz y Juan Cladera. Síndicos: Antonio Zossi y Jacinto Terenzi.

Caja Municipal de Jubilaciones

Creada en 1948 durante la Intendencia de Don Juan José Rizzo. Desempeñaba sus actividades en el edificio municipal y además de los beneficios jubilatorios otorgaba a los servidores de la comuna jubilados y en actividad, créditos ordinarios de dos sueldos y extraordinarios de cuatro sueldos. Fue la primera entidad previsional que otorgo en nuestro país el 82% móvil. El Directorio se formaba por el Comisionado Municipal, por representantes del Consejo Deliberante, un representante del personal municipal y uno por los jubilados y pensionados

En 1962, lo integraban los Señores: Dr. Salvador Trigos, Juan Cladera, y Roque Bruno. Por el personal municipal la Sra. Sara Bruchez y por los jubilados y pensionados el Sr. Enrique Echeverry

Hoy, la ciudad ya no tiene más las “Cajas de Crédito” ni la “Caja Municipal de Jubilaciones” y de aquellos bancos solo quedan el Banco de Entre Ríos y el Banco Nación y otros bancos han venido a reemplazar a aquellas viejas instituciones locales, entre ellos el Banco Galicia, el Patagonia, el Francés, el Credicoop y el Santander Río.

Edición: Civetta María Virginia y Ratto, Carlos Ignacio sobre  un artículo sin firma publicado en el diario Provincia, 1 de diciembre de 1962.

 

Imágenes de la Basílica. Parte 1

Interior de la basílica de la Inmaculada Concepción, año 1920

Imágenes de la Purísima Concepción, de Cristo Resucitado y de la Inmaculada Concepción

Imagen de la Purísima Concepción

Material: Madera estucada y policromada. Es una imagen de vestir, con articulaciones y encastre de extremidades.

Medidas: 1,52 centímetros

Ubicación: Capilla del Santísimo Sacramento

Imagen de la Purísima Concepción (Foto: Jorge Duarte)

Referencia Histórica: Esta imagen perteneció a Doña Ana Dolores Urquiza de Victorica, – hija de Justo J. de Urquiza y María de la Cruz López Jordán – quién todos los años la cedía a la parroquia para ser llevada en procesión cada 8 de diciembre. Al ausentarse definitivamente de la ciudad, la familia la donó a la comunidad de la Inmaculada Concepción, dándosele entonces el lugar de imagen patrona. Vale mencionar que no es la imagen fundadora.

“Es la imagen de vestir que guardaba durante el año dentro de una vitrina, en la sacristía, luce el 8 de diciembre sus mejores galas: el manto de brocado de oro donado por Doña Sara Sagastume de Chiloteguy y; su cabellera natural, que perteneció alguna niña que se despojó de su medio ornamento femenino para dárselo a la Virgen; su aureola de brillantes, rubíes, esmeralda, plata, oro y platino, trabajada por un artífice del ramo, con joyas donadas por la vieja sociedad lugareña” (Nadal Sagastume: 61)

Relativo a esta aureola y recuperando datos del Libro I de Actas de la Congregación de Hijas de María, es posible decir que hacia 1932 (Acta 27, pag. 12) se comenzaron a recibir donaciones para construir esta corona adaptable. En la oportunidad la presidenta de la mencionada congregación, da cuentas de una donación de “alhajas y joyas realizada por la Sra. Stella Sagastume de Alzogaray, siendo depositaria la Sra. Luisa Lopez”. En las actas 51 y 52 se hace un detalle de las mismas y en la 29 (pag. 54), se precisa la tasación de las mismas pro un valor de $ 1385.

El 6 de febrero de 1932, se encarga al Pbro. Clemente Silva gestione la confección del resplandor de la Purísima Concepción. El 6 de diciembre (acta 35) “La Srta. Concepción Tenreyro Oliver hace entrega de la aureola para la Purísima Concepción mandada a confeccionar a Buenos Aires con las alhajas que habían sido donadas en diversas oportunidades…”, el costo de la misma “…fue de $ 800, que se remitirán al Pbro. Silva para ser pagados en Buenos Aires”

En cuanto al traje de la imagen, si bien la tradición afirma que fue donado por Sara Sagastume de Chiloteguy, puede constatarse que hacia 1952 (Libro I de Actas de la Congregación de Hijas de María, pág. 252), la familia Ratto dona géneros para la confección de uno nuevo, encargándose la confección del mismo a la “socia señorita Clotilde Cattaneo”. Situación similar ocurre con la peluca que completa la imagen, aunque el primer dato que se registra sobre este articulo aparece en 25 de de noviembre de 1964, cuando la Comisión Directiva de la Congregación encarga la confección de una cabellera postiza a una casa de Capital Federal. Dice el acta 151, “…la confección de una peluca para la imagen de la virgen, con cabello donado por la Sra. María Mabel Artusi de Barbieri, en la cada Pozzi de la Capital federal, cuyo costo es de $ 4000 m/n.

Acerca de las intervenciones sobre el rostro y las manos de la imagen es posible precisar y según la documentación existente, que antes del actual trabajo realizado por el Padre Leikam, se realizaron otras. Una en 1952 y otra en la década 1970 – 1980. La primera se realizó en la ciudad de Buenos Aires, encargándose la gestión de esta tarea a la Srta. Clara Piloni; esta restauración costo $42,95. La segunda y atendiendo al acta 132 de la Congregación de Hijas de María, se realizó en la “Casa Mojo” de Capital Federal. La última se realizó durante el curato del Pbro. Víctor Bonín, sin encontrarse datos acerca de la misma. El traje actual de brocado de oro fue donado por la Familia Ferrari el Sel.

 

Imagen de Cristo Resucitado

Imagen de Cristo Resucitado (Foto: Jorge Duarte)

Material: madera estucada y policromada

Medidas: 1 metro.

Ubicación: Altar Mayor – Cúspide de la cúpula central

Referencia Histórica: Esta imagen de Cristo resucitado, fue regalada por Don Fulgencio Del Sel. Traída de Barcelona, por el costo de $100. La mencionada imagen se instala en el templo durante 1880, durante el curato de Bencivenga. No hay datos del momento en que se lo coloca en la cúspide del altar mayor, posiblemente haya sido cuando se desmontó el agregado de madera realizado entre los años 1950 – 1960.

 

Imagen de la Inmaculada Concepción

Esta imagen pertenece a un conjunto integrada por la esfinge de la Virgen María, dos querubines encastrables, una representación del Espíritu Santo en forma de paloma. Ambas imágenes con su correspondiente rayería de tamaño proporcionado.

Material: Madera estucada y policromada.

Medidas: 2,35 cm.

Imagen de la Inmaculada Concepción (Foto: Jorge Duarte)

Referencia histórica: Según dice Urquiza Almandoz en el Tomo III, pág 397 de la Historia de Concepción del Uruguay, la imagen de la  Inmaculada Concepción que preside el altar mayor de la iglesia, “es una fiel reproducción de Santa María del Alcázar, que fue donada a principios del siglo XX por el Sr. Ricardo Oliver y su esposa Cándida Sagastume. Tallada en madera, iluminada en ricos y tiene tintes, de gran formato y ojos de cristal, esta imagen constituye la fiel expresión de la altura que llegaron los artistas españoles, inspirados seguramente en alguna de las niñas pintadas por Murillo”

Según especifica una plaqueta ubicada a los pies de la imagen, fue comprada en la Casa Especial en artículos de todas las clases para el culto católico; grandes talleres para la construcción de altares, confesionarios y púlpitos “José Ferres y Saganna e hijos”, de la ciudad de Buenos Aires.

 El Pbro. Zoilo Bel, en el detallado registro que realiza de los bienes habidos en el templo, precisa que hacia 1945 esta imagen llevaba como alhajas una cadena de oro con incrustaciones de diamantes y una pulsera de plata con medalla de oro con dos pequeñitos diamante (Libro I de Inventarios, F. 33).

Edición: Civetta, maría Virginia y Ratto, Carlos Ignacio. Fuente: Lic. Adrián Bertolyotti  “Inventario de imágenes reordenado el 23 de abril de 2015”

 

 

 

 

El Juzgado Federal de Concepción del Uruguay

Actual edificio del Juzgado Federal (Ex- primer edificio propio del banco Hipotecario Nacional)

Primer edificio del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay

 Ubicación:  

Primer edificio  propio: Esquina noroeste de las calles 9 de Julio y Onésimo Leguizamón. Actual Esquina noroeste de las calles Galarza y Supremo Entrerriano de Concepción del Uruguay.

Historia:  

El 2 de Diciembre de 1863 se instala con carácter provisorio, el Juzgado Federal de Sección de Paraná (ER) (denominación de la época)  y en forma definitiva el 7 de Diciembre del mismo año siendo designado para cubrir el cargo el Doctor Leónidas  Echagüe, con jurisdicción en toda la Provincia de Entre Ríos.

Con anterioridad los delitos federales acaecidos en la provincia de Entre Ríos (caso levantamientos del General Ricardo López Jordán de los años 1870-1873 y 1875) estuvieron a cargo del Juzgado de Sección de la ciudad de Rosario (Santa Fe) por no estar establecida la justicia federal en la provincia.

Esta situación se mantendrá hasta principios del siglo XX, en que por iniciativa del Diputado Nacional por Entre Ríos, oriundo de Concepción del Uruguay Dr. Mariano E. López el Gobierno Nacional Mediante  Ley Nº 5011 de fecha 5 de octubre de 1906  crea el Juzgado Federal con asiento en la ciudad de Concepción del Uruguay (ER) con jurisdicción sobre la mitad occidental de la Provincia de Entre Ríos, es decir el territorio de los  Departamentos de Feliciano, Federación, Concordia, Colón, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú, posteriormente se agrega el Departamento Islas del Ibicuy, al crearse como subdivisión del último de los nombrados.

La Ley de creación del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay (ER) preveía el siguiente personal: Juez Federal, Secretario, Procurador Fiscal, Defensor de Pobres, Ausentes e Incapaces, Escribientes (2) y un Ordenanza.

Además, se autoriza la inversión de $ 80 pesos mensuales para alquilar una casa para instalar el juzgado,  $ 50 pesos mensuales para gastos de oficina y publicar edictos y por única vez la suma de $ 1000 para la compra de muebles.

Para cubrir los cargos en el Juzgado  Federal de Concepción del Uruguay son designados por Decreto del PE. Nacional con fecha 5 de Octubre de 1906 el Dr. Alfredo Berduc, como Juez Federal y el Dr. Salvador I. Sartorio como Procurador Fiscal.

Posteriormente se completa la dotación de personal con el nombramiento del Secretario Escribano José L. Navarro que viene de desempeñarse en igual cargo en el Juzgado Federal de la localidad de Toay (La Pampa), Oficiales de Justicia Enrique Arteaga, Juan José Rodriguez y Francisco Garibaldi.

El Doctor Berduc, presta juramento a su cargo ante la Excelentísima Cámara de Apelaciones de la ciudad de Paraná.

Casa de calles España y Almafuerte , esquina noroeste, fue la primera sede del Juzgado Federal. (Foto: Andrés Rousseaux)

La habilitación se concreta el 10 de Noviembre de 1906, demora que se debió a la obtención en alquiler de un edificio adecuado en el radio céntrico de la ciudad para su instalación.

Su primera sede, fue en una casa alquilada en la suma de $ 80 pesos mensuales (partida asigna por la ley de creación) ubicada en la esquina de las actuales calles España y Almafuerte  hasta tanto el Gobierno Nacional construyera el edificio propio. En este edificio, años después  el 1º de Junio de 1929 se inaugura el “Hotel Internacional” perteneciente al Sr Juan A Vazzoler. 

Antecedentes del terreno y primer edificio propio:

Por Ley Nº 3381 de fecha 25 de Agosto de 1896, el Ministerio del Interior de la Nación resuelve donar a favor de la Biblioteca Popular  “El Porvenir” de Concepción del Uruguay, la casa y parte del terreno propiedad nacional, de la esquina de las calles 9 de Julio y Mendoza (actual Onésimo Leguizamón), comprendiendo  24 metros sobre la primera y 17 metros sobre la segunda, gracias  a gestiones que realizara el Uruguayense  Dr. Mariano E López.

En la ley de transferencia del predio se establecía que la nación recobra la propiedad en caso “que la sociedad dejara de existir o se diese al bien donado, un destino ajeno a los fines de la “institución popular…”

En el año 1906, siendo Presidente de la Biblioteca Popular “El Porvenir”  D José E Argüello y Secretario  D. José Haedo, por Ley del 11 de Septiembre de ese año se “Ordena a la Biblioteca a entregar el edificio y terreno que se le había donado en por (Ley Nº 3381/1896) en la esquina de “las calles 9 de Julio y Mendoza (Onésimo Leguizamón) por ser necesario para obras de “ampliación del Colegio Nacional del Uruguay…. (Obras aprobadas por Ley 5081/ 1907).

Edificio de correos, en las oficinas de la calle 25 de Mayo funcionó la segunda sede del Juzgado Federal.

El gobierno nacional indemniza a la sociedad de la Biblioteca Popular con la suma de $ 20.000 pesos fuertes “que se destinarán a la construcción del local propio, que será levantado en “el terreno que la Institución posee sobre la calle San Martín de la ciudad de Concepción del “Uruguay (se refiere al actual edificio de la Biblioteca Popular El Porvenir”)

La transferencia del dominio del edificio y terreno se concreta el  2 de Abril de 1908 interviniendo en la escrituración el Escribano Público Francisco Martoq firmando el representación de la Biblioteca Popular “El Porvenir”, su Presidente Salvador Sartorio y en nombre de la Nación el Rector del Colegio Nacional del Uruguay “Justo José de Urquiza” Dermidio Carreño, actuando como testigos los ciudadanos Víctor Tófalo y Miguel Bordato.

En el año 1913, se le encomienda a los profesionales del “Ministerio” (se refiere a la División Río Uruguay de la entonces Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías  Navegables del Ministerio de Obras Públicas de la Nación MOP) la elaboración del proyecto y pliegos de condiciones para el llamado a licitación para la construcción del edificio del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay en el terreno transferido a la nación al efecto, cuya construcción había sido autorizada mediante Ley  9150/1913 .

El edificio proyectado por el “Ministerio” tiene líneas elegantes y dos plantas, pero  pasarán aún varios años antes que su construcción se concrete.

En el año 1915, al finalizarse la construcción del nuevo edificio de la Escuela Normal y efectivizado su traslado de los edificios que ocupaba (Edificio del Correo  y Municipalidad vieja) se dispone que el edificio de la esquina de 25 de Mayo y Galarza-Ex residencia familia Urquiza, es asignado a  varios organismos; entre ellos el Juzgado Federal que pasa a  ocupar las oficinas sobre calle 25 de Mayo, a  partir de enero de 1916, donde vivían los porteros de la escuela normal.

Casona de la familia Maury, fue la tercera sede del Juzgado federal

En Marzo de 1921, las oficinas del Juzgado Federal son trasladas desde el edificio del Correo a la casa alquilada al efecto en la esquina de las calles Coronel Gonzalez (actual Urquiza) y Posadas (Ex Residencia de la familia Maury).  

En el presupuesto de la nación para el año fiscal del año 1924, siendo Presidente de la  Nación el Doctor Marcelo T. de Alvear se asigna una partida de $ 100.000 para la construcción del edificio del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay llamándose a licitación para el 2 de Enero de 1925, obra que fuera iniciativa del  Dr. Mariano E. López.

Presentan ofertas los Srs. Bedogni y Conrado, Manuel Cometta en representación de la firma de Montevideo  Meier y Tori, las que son desestimadas por considerárselas  elevadas. Efectuada una nueva licitación, la obra es adjudica a la empresa Barrera y Cía. de la ciudad de Concordia que tiene como director técnico al Ingeniero Martín Fonseca.

El nuevo edificio del Juzgado Federal en construcción. (Foto: Andrés Rousseaux)

Por Decreto del 20 de Mayo de 1926 se adjudica la obra a la empresa Barrera y Cía. en la suma de $ 117.234,91 m/m para una superficie cubierta de 762,20 m2  constando de dos plantas.

Los trabajos se inician en el mes de Enero de 1927, con la demolición del antiguo edificio que existía en el predio y donde había funcionado la Biblioteca Popular el Porvenir.

El 4 de Octubre de 1927, visita Concepción del Uruguay el Ministro de Obras Públicas de la Nación  Dr Roberto Ortíz, recorriendo diversas obras que la nación ejecutaba en la ciudad  y entre ellas el nuevo edificio del Juzgado Federal, cuya construcción se encontraba avanzada.

Juzgado federal, nuevo edificio terminado (Foto: Andrés Rousseaux)

Para mediados del año 1928, el flamante edificio estaba terminado, iniciándose  el 7 de Julio del mismo año, la mudanza de las oficinas del Juzgado, desde la casa alquilada de la familia Maury en la esquina de Coronel Gonzalez (actual Urquiza) y Posadas,

El Sr Juez Federal  Dr. Manuel  Ruíz Moreno, por tal acontecimiento cursó una conceptuosa nota al Dr. Mariano E. López quién siendo Diputado Nacional por Entre Ríos fuera precursor de la obra.

Al cesar sus actividades en Julio de 1990, el Banco Hipotecario, pone en venta el edificio, no logrando su propósito por falta de oferentes.

A partir de 1991, se inician los trámites para adquirir el edificio por parte de la justicia nacional, para destinarlo a sede del Juzgado Federal, previa adaptación y modernización.

El 15 de Abril de 1994 es adquirido por la Suprema Corte de Justicia procediéndose a importantes trabajos para adecuarlo a las necesidades del Juzgado Federal

A partir del lunes 30 de Noviembre de 1998, parte del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay comienza a funcionar en la nueva sede que es inaugurada oficialmente el 15 de Diciembre del mismo año.

Edición: Civetta, maría Virginia y Ratto, Carlos Ignacio sobre el texto de: Andrés Rousseaux, “Edificios del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay”, Concepción del Uruguay, Edificios con Historia, Tomo  III.

 

 

 

Edificio de “La Comandancia”

Imagen de c. 1875, se puede ver a la comandancia con sólo su planta baja.

El 25 de junio de 1783, don Tomas de Rocamora funda la ciudad de Concepción del Uruguay, definiendo la ubicación los edificios más importantes en torno a la plaza principal, entre ellos menciona a la iglesia, hospital, escuela, cabildo y cárcel, como también puentes y caminos, los que podían ser “solventados con el tercio correspondiente al rey, para no agravar la situación de la población muy pobre y recién llegada….”, aunque no se sabe si este último edificio se hubiera construido. Seguramente en el Cabildo, sede de las autoridades fue también el lugar destinado como cárcel en los primeros tiempos de la villa, este emblemático edificio estaba ubicado, según se cree en el solar N° 1, es decir dónde funcionó el teatro 1° de Mayo.

En el año 1834, se crea la “Policía de la provincia de Entre Ríos”, estableciéndose y organizando la justicia en el territorio de la provincia, siendo nuestra ciudad sede de uno de los departamentos Judiciales, ocupando para cumplir con sus funciones y atribuciones el de la “Comandancia”. Este antiguo, edificio que había pertenecido a una de las tradicionales familias de la ciudad y posteriormente ocupado por las autoridades provinciales, es reformado y ampliado en el año 1848, agregándosele un piso de alto, siendo la sede de: ”…las oficinas de la comandancia y del departamento de policía, teniendo las siguientes comodidades: una pieza de 8 varas, 1 salón de 16 varas, oficina de la comandancia de 9 varas, la “oficina de la policía de 5 varas. Además tiene una cuadra interior para tropa de pared de “material y techo pajizo de 30 varas de longitud, dos piezas para oficiales de material y techo “pajizo de 5 varas de lado cada una y calabozos de material….(no aclara la cantidad)”. Es decir, el edificio de la Comandancia además de ser asiento de la “Comandancia militar y Jefatura de la policía, fue utilizado como cárcel” (Referencia: 1 vara equivale a 83 cm aproximadamente)

Primeros dueños de los solares:

Existe una controversia sobre quienes fueron los primeros dueños de este solar, por su parte el profesor Oscar Fernando Urquiza Almandóz, en su Historia de Concepción del Uruguay, afirma que “En su origen el edificio había pertenecido a Juan Insiarte, pasando por herencia al poder del Dr. José Miguel Díaz Vélez abogado tucumano afincado en Concepción “Del Uruguay desde fines del siglo  XVIII o principios del XIX, que estuviera casado Doña Tránsito Insiarte…”

Esta posición es compartida por el historiador concepcionero Andrés García en un artículo titulado “Historia de un Viejo Solar” al referirse al  investigado y que fuera publicado por el diario “La Calle”.

Por otro lado María Del Carmen Miloslavich de Álvarez en su obra de investigación de las genealogías uruguayenses “Hace Un Largo Fondo De Años” al referirse a Don Julián Colman transcribe un documento que prueba que el mismo terreno perteneció a Julián Colman:

A Julián Colman, se le adjudica un terreno frente a la plaza del lado sur, dado que por escrituras probamos que allí estuvo su casa. Era casado con Doña Francisca Correa, que varios años más tarde vende el solar edificado con casa habitación, pozo de balde, cerca de palo a pique, etc. acorde la escritura o carta de venta siguiente

“Sépase por esta carta como yo, Francisca Correa , vecina de esta villa y viuda del finado Julián Colman, otorgo por ella que doy fe por mí y en nombre de mis herederos y sucesores y de los que de mi y ellos hubiere, título y causa, vendo y doy en venta real para siempre jamás a Agustín Urdinarrain del mismo vecindario y a quién sea su representante, una  casa con pared, techo de paja y un galponcito que sirve de cocina, edificada en un cuarto de tierra de mi propiedad y que se incluye en ésta venta, lindando por el norte con la plaza principal, y por el sur y oeste con casa y fondos del Dr. José Miguel Díaz Vélez y por el este calle de por medio con Rafaél Morales, con todas las entradas y salidas y costumbres, “servidumbres y todo lo demás que le pertenecen y puede pertenecer de hecho y de derecho, libre de tributo, hipotecas, memorias y otros cargos. De que me satisfago y doy por otorgada y declaro que el valor de dicha casa y sitio cercado de palo de ñandubay son los referidos trescientos venticinco pesos por ello y del que más tener en cualquier forma le hago la gracia y donación, pura y perfecta y acabada al comprador Urdinarrain y renuncio la ley de Ordenamiento Real, parto, desisto, aparto de la acción, propiedad, señorío y posesión, título y traspaso en el dicho Don Agustín Urdinarrain, comprador en quien sabiéndose en su derecho lo sirva, cambie ,enajene a voluntad como dueño absoluto sin dependencia alguna. En la Villa de la Concepción Del Uruguay, a diez y ocho de marzo de mil ochocientos cinco y por no saber firmar, ruego y suplico que lo haga en mi nombre Don Josef De Urquiza, con los testigos presente. Firma a ruego de Francisca Correa Don Josef De Urquiza-Testigo Manuel Del Cerro”

Julián Colman,  falleció en nuestra ciudad el 27 de octubre de 1800 habiendo sido un importante funcionario y uno de los primeros pobladores de la zona aún antes de 1783.

Entonces, para la historiadora María Del Carmen Miloslavich De Álvarez el terreno que había pertenecido al Dr. José Miguel Díaz Vélez  estaría ubicado al sur  de la propiedad de Julián Colman, en el lugar donde  se encontraba la casona que fuera del Sr Luis Gonzaga Cerrudo, que con anterioridad había sido propiedad de Mariano Unzué, Ramón Fraga, Olegario Mabragaña Y  José Canave.

En lo que no queda dudas, por estos antecedentes y otros que iremos analizando, que los solares de la manzana investigada no eran fiscales y  pertenecieron a las antiguas familias.

El edificio de la Comandancia:

Siguiendo la Historia de Concepción del Uruguay del profesor Oscar Urquiza Almandóz, al referirse al edificio de la “La Comandancia” expresa que según un antiquísimo diseño rescatado por el historiador Benigno Teijeiro Martínez, “la construcción originaria habría sido de un sólo piso, de ladrillo revocado. Se hallaba ubicado en la intersección de las actuales calles San Martín y Moreno (…) La puerta principal daba frente a la plaza Ramírez, con tres ventanas hacía el este y cuatro hacia el oeste de dicha puerta (es decir frente de la calle San Martín) y sobre la calle Moreno presentaba tres  ventanas”

En fecha sin precisar,(algunos autores hablan de 1840) el Gobierno de la Provincia de Entre Ríos a cargo del General Justo José De Urquiza, sin mediar transferencia notarial alguna, tomó posición de la misma, disponiendo en el año 1848 se le efectuaran importantes refacciones , trabajos que se finalizan en agosto de 1850 constando el edificio de una pieza de 9 varas de lado, un salón de 16 varas, oficina de la comandancia de 9 varas, de la policía de 5 varas, además una cuadra interior para tropa de pared de material, techo pajizo de 30 varas de longitud, 2 piezas para oficiales  de material y techo pajizo de 5 varas de lado cada una. (Referencia: 1 vara mide aproximadamente 83 cm.)

Al finalizarse la obra, como era tradicional en ésa época, se coloca frente del remodelado edificio el  9 de agosto de 1850, una placa de mármol blanco, esculpida por el hábil artista local  D Salvador Ximenez, con la inscripción de: “El Gobierno del General  Urquiza al Pueblo de Concepción Del Uruguay”

En el segundo plano catastral de Concepción del Uruguay, levantado por el arquitecto Augusto Picont en octubre de 1853 se puede observar una importante construcción  de planta baja, que cubre prácticamente todo el solar de referencia.

El 1º de enero de 1861, en cumplimiento de disposiciones del año anterior se creó la Jefatura Política siendo nombra como titular de la misma al Coronel Pedro Melitón Gonzalez, pasando la antigua casona a ser asiento de la “Comandancia Política de la Ciudad“ organismo antecesor, de lo que años después será la municipalidad de la ciudad .

La muerte del general Urquiza

La trágica muerte del General Urquiza el 11 de abril de 1870 y los posteriores movimientos sediciosos encabezados por el General Ricardo López Jordán repercuten en el edificio de la Comandancia  y en  el nombre de las calles de la ciudad.

Entre otras medidas, para “borrar todo lo que se relacionara con la obra del General Urquiza” se dispone el retiro de la placa de mármol del frente del edificio de la comandancia que se había instalado en oportunidad de habilitarse las refacciones realizadas al edificio acorde impartida por el Ministro de Gobierno Jordanista D Secundido Zamora.

A las calles con nombres  alusivos al general o a su gobierno, se les cambia de dominación  entre ellas “Del Tonelero” o “Tonelero” por el de “Catamarca” (actual San Martín) manteniendo su nombre la calle “Libertad”( hoy Moreno), es decir las que corresponden a la esquina del edificio  investigado,

A raíz de los acontecimientos, que siguieron a la muerte del General Urquiza, el edificio de “la Comandancia” fue utilizado como cuartel de las tropas nacionales que ocuparon la ciudad entre ellas el  “Batallón Uruguay” y posteriormente el “Batallón Guardia Provincial de Buenos Aires”.

En años posteriores, al estallar los movimientos revolucionarios del 26 de julio de 1890 en Buenos Aires y la del 24 de octubre de 1893 de Santa Fe , el edificio  fué el lugar de concentración de la Guardia Nacional de la ciudad.

La municipalidad de Concepción del Uruguay:

Durante el gobierno del Doctor  Ramón Fevre (1875-1879) se construye el nuevo edificio para la “Jefatura Política y Juzgados”, al haberse constituido la municipalidad (1 de enero de 1873) había perdido parte de las amplías funciones que tenía, quedando reducidas a las netamente “policiales”.

El nuevo edificio, levantado en un predio propiedad de la provincia, calle de por medio del antiguo edificio de la “La Comandancia” corresponde al actual edificio de la Policía de Entre Ríos.

La autoridades municipales, que tenían su asiento en una de las casas del General D Manuel Antonio Urdinarrain, se trasladan al edificio de lo que fuera la comandancia frente a la Plaza Gral Ramírez.

La cesión del terreno y edificio que ocupara la “ex comandancia” por parte de la provincia – que por muchos años en la jerga popular mantuvo esta denominación hasta su demolición- corresponde exclusivamente al “solar “(un cuarto de manzana) de la esquinas de las actuales calles San Martín y Moreno.

La donación  es aceptada por la Municipalidad de nuestra ciudad en la sección del 17 de julio de 1888 del Honorable Concejo Deliberante.

A través del análisis de antiguas fotografías del edificio referido, de las cuales algunas ilustran este trabajo, podemos inferir que a posteriori de la recepción  del edificio de la “ex comandancia” por la municipalidad local, se construye “la planta alta sobre la calle San Martín” tal como se pudo apreciar hasta su demolición.

Edificio de “La Comandancia” ya con su primer piso, al fondo se puede ver la vieja cárcel de la ciudad.

En el mes de agosto de 1915, el Rector de la Escuela Normal de Maestras, recibe la orden de las autoridades del Ministerio de Educación de la Nación ,de trasladar todas las dependencias de la misma a su nuevo edificio -el actual- desde los lugares donde funcionaba, la ex residencia de la familia Urquiza calle 25 de Mayo esquina Galarza (posteriormente Correos y Telégrafos de la Nación) y del edificio que originalmente se había construido para la escuela ubicado en la esquina de las calles Independencia (hoy Supremo Entrerriano ) y Galarza, donde funcionaban los “cursos de aplicación.

Algunos años después, a fines de 1923 el Gobierno de la Provincia de Entre Ríos a cargo de Ramón Mihura ofrece a la intendencia de la ciudad de Concepción del Uruguay la cesión definitiva del terreno y edificio de la  ex  Escuela Normal de Maestras a fin que en el edificio se instalen las oficinas municipales. Por Ordenanza Nº 570 de fecha 23 de enero de 1924, las autoridades locales aceptan la donación del aludido edificio de calle Galarza Nº 617 y a fines de 1928 ya se encuentra funcionando la municipalidad en ese edificio.

En el antiguo edificio de “la comandancia” -como se la seguía llamando en la jerga popular- continuaron funcionando algunas dependencias municipales como talleres de herrería y carpintería, depósitos de materiales y  carros, asiento de la “banda de música municipal” y casa habitación del mayordomo.

En abril de 1930, la Intendencia cede  en préstamo parte de las oficinas del antiguo edificio, para asiento de  del Batallón de Boy Scouts “Domingo Faustino Sarmiento” y donde realizará sus ejercicios dominicales.

Demolición del antiguo  edificio de la comandancia:

En agosto de 1938, el Intendente de la Municipalidad de Concepción Del Uruguay Dr. Agusto Germán Ravenna presenta a consideración del Honorable Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para disponer de una pequeña suma de dinero con destino a la demolición del antigüo edificio municipal (se refería a la Ex Comandancia), dado  que técnicamente el mismo no admite ningún tipo de reparaciones, existiendo la posibilidad de un derrumbe con el potencial peligro que representa para las personas y propone construir un tapial “adecuado” para mantener el terreno cercado hasta se disponga sobre su futuro.

Las obras de demolición se ejecutaron en el año 1940. Sus nobles paredes de ladrillos de gruesos espesor y piedras fueron cayendo bajo el pico del progreso, quedando de la antigua Comandancia algunas partes de sus paredes exteriores sobre las calles Moreno y San Martín que dejaron de “ex profeso” como tapial circundante.

La Municipalidad local,  mediante Ordenanza Nº 1205 de fecha 14 de noviembre de 1941 dispuso donar dos rejas correspondientes a la ventanas de la “Ex Comandancia” sean donada al Instituto Histórico Entrerriano de Andrés García encontrándose hoy gracias a este precavido concepcionero en el Museo Municipal que lleva su nombre.

De esta manera, sin pena ni gloria termina la existencia de esta histórica casona que tantos servicios prestara a la ciudad en sus primeros años de vida.

Edición: Civetta, María Virginia y Ratto, Carlos. Texto extraído de la publicación de Rousseaux, Andrés René “Desde la Comandancia al Centro Cívico de Concepción de  Uruguay”, Municipalidad de Concepción del Uruguay”, 2010  

 

Monumentos y plazoletas del Bulevar Yrigoyen

Monumento a Los Italianos, conocido como Monumento a la Loba. Foto: Mabel Gómez

Monumento a Los Italianos: (Monumento a la Loba), fue inaugurado el 11 de octubre de 1959, por iniciativa de la Asociación Nacional Alpina, y la Colectividad italiana en Concepción del Uruguay. Entre  sus más entusiastas promotores figuraba el recordado Convecino Serafino Follin.  Es una construcción de mármol, con columnas que en su parte superior tiene el clásico símbolo de la fundación de Roma. Una Loba amamantando a Rómulo y Remo. Ubicado en la intersección con calle Antártida Argentina.

Símbolo del Cooperativismo. Inaugurado en el año 1985, en homenaje al día del cooperativismo, 7 de julio. Ubicado en la intersección con calle Sta. María de Oro.

Monumento a Ana Teresa Fabani. Foto: Mabel Gómez

Monumento a Ana Teresa Fabani. Poetiza concepcionera, su casa estaba emplazada frente a la Plaza Ramírez (hoy Banco Santander-Rio).  Nació en nuestra ciudad el 6 de marzo de 1922, falleció en Buenos Aires 21 de junio 1949, a los 27 años, luego de padecer por muchos años tuberculosis. Publico un único libro poemario “Nada Tiene Nombre” y una novela póstuma “Mi Hogar de niebla”, que está inspirada y refleja su vida en  el sanatorio de la provincia de Córdoba.  

Está ubicado en plazoleta con intersección de calle Combatientes de Malvinas (frente a las canchas de tenis del club Rocamora) curiosamente, está emplazado en la plazoleta de enfrente a la que lleva su nombre, a la que le es impuesto ese nombre por medio del Dec. 6.444 del año 1979. El monumento es obra del escultor Juan Carlos Ferrero

Monumento a Santa Cecilia. Foto: Mabel Gómez

Santa Cecilia. Patrona de la música. El autor fue Andrés Mirwald. Es, junto con el monumento a la República (La Salamanca) y el monumento al Ejército Argentino (Frente al cementerio municipal) un conjunto de tres monumentos financiados por la Municipalidad de Concepción del Uruguay en el año 1991.  Ubicado actualmente en intersección con calle Combatientes de Malvinas, estuvo emplazado originalmente en la plazoleta de calles Larroque y Combatientes de Malvinas, desde dónde fue trasladado a su actual ubicación al construirse, en 1996, el monumento a Zubiaur en dicho sitio.

Monumento a José B. Zubiaur. Foto: Mabel Gómez

Monumento a José B. Zubiaur. Fue inaugurado el 26 de noviembre de 1996 en un acto que se desarrollo en el lugar desde las 18,30 horas, se conto para ello con la presencia del Secretario de Turismo de la nación Francisco Mayorga y de presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), coronel Antonio Rodriguez, mientras que el atleta local Andrés Charadía encendía la antorcha olímpica del monumento. Más allá de los méritos de Zubiaur bastaban para que la ciudad tuviera una demostración de este tipo, la edificación de este monumento se inscribió en una estrategia llevada a cabo por el gobierno y el COA para lograr que Buenos Aires sea elegida como sede de los Juegos Olímpico 2004, los que finalmente se desarrollaron en Atenas, entre el 13 y el 29 de agosto de 2004.
El primer premio recayó sobre el proyecto presentado por la Arq. Carina amarillo y la Ing. Susana Demarchi. Este monumento ocupa toda la plazoleta ubica da entre las calles Larroque y Combatientes de Malvinas.

Homenaje  del Centro Entrerriano de Córdoba. Inaugurado el 10 de agosto de 1985.

Leyendas de sus placas:

“La ciudad de Córdoba sede de la primera  Universidad Rioplatense a la ciudad de Concepción del Uruguay, cuna del histórico Colegio que educo a los argentinos que forjaron la organización Republicana y Federal del país”.

“Homenaje de Córdoba: la ciudad de las campanas, las universidades, las fábricas, de quienes forjaron su porvenir en ella tras abrir su espíritu a la educación y la cultura en este suelo entrerriano”.

“Centro de ex alumnos uruguayense, residentes en Córdoba”.

Hoy, solo puede verse el monumento, sin las placas que existieron en el pasado. Ubicado en intersección con calle Erausquin.

Monumento a los trabajadores. Foto: Mabel Gómez

Monumento a los Trabajadores. El día 1 de mayo de 1984, se coloca la piedra fundamental de dicho monumento, ubicado en intersección con calle Supremo Entrerriano. No obstante ello,  tuvieron que pasar 9 años para que el mismo fuera emplazado e inaugurado el 1 de mayo de 1993, con la presencia del presidente municipal Dr. Hugo Baldoni y del presidente del HCD, D. Julio Lauría. El monumento es obra del artista local Alberto Guinea

Plazoleta de la Colectividad Española. En homenaje a la colectividad española que pobló nuestra provincia. En ella se encuentra una estatua del “Quijote de la mancha”, realizada por el convecino Alberto Guinea, representativo de los españoles. Ubicada en intersección con calle Eva Perón. La Sociedad Española se encargó del monumento que fue inaugurado el 12 de octubre de 1985 con la presencia del presidente municipal Juan Carlos Godoy y bendecido por el padre Juan Rolando

Monumento a Hipólito Yrigoyen. Foto: Mabel Gómez

Homenaje a Hipólito Yrigoyen. en conmemoración del cincuentenario de la muerte del Presidente Hipólito Yrigoyen, se levanta este monumento (1933-1983).  Como anécdota, nunca fue inaugurado, a pesar que en la placa tiene fecha 12 de Octubre de 1983. Ubicado en intersección con calle Urquiza. El busto es de bronce, sin firma, pero el escultor local Mario Morasán en si citado libro la adjudica a Juan Carlos Ferraro

Plazoleta 17 de Octubre. Al cumplirse el cincuentenario de la Revolución Peronista, se levanta este monolito. Leyenda de la placa:

“Al Movimiento de masa más grande de Latinoamérica” 1945- 1995

Ubicado en intersección con calle Urquiza.

Plazoleta de la Comunidad Judía: en abril de 1983, en conmemoración del bicentenario de Concepción del Uruguay, se designa este lugar en homenaje a los inmigrantes judíos.

Ubicado en intersección con calle 14 de julio.

Plazoleta de la Colectividad Árabe: inaugurado el 22 de noviembre de 1983, en homenaje a la Colectividad árabe residente en la ciudad. Ubicada en intersección con calle Ameghino.

Monumento a José Gervasio Artigas. Foto: Mabel Gómez

Monumento a Gervasio Artigas. Donación de residentes uruguayos, como símbolo de amistad entre orientales y argentinos.

La cabeza de bronce del Gral. Artigas fe donada por el Instituciones y pueblo de Paysandú. Fue inaugurado en 1943 y en la placa dice:

ARTIGAS

Confiado a la custodia del Instituto de estudios Históricos, como símbolo de Perenne Amistad entre orientales  y argentinos.

Una de las características salientes del acto en que asistieron autoridades uruguayas y entrerrianas, fue la colocación de la bandera Federal que Artigas llevaba al frente de sus huestes con las palabras “FEDERACION O MUERTE”.

Ubicado en la intersección con calle 14 de julio.

Homenaje a  Paul Harris. Fundador del Rotary Club Internacional. Homenaje del Rotary Concepción del Uruguay. Mayo 1984.

Ubicado en intersección con calle Maipú.

Plazoleta de los Derechos Humanos. Foto: Mabel Gómez

Plazoleta de los Derechos Humanos. Inaugurada el 10 de diciembre de 1986, por Ordenanza Municipal N° 3010.

En ella se puede apreciar: tres columnas con las leyendas JUSTICIA – VERDAD – MEMORIA.

También placas que recuerdan a los desaparecidos, victimas del terrorismo, oriundos de Concepción del Uruguay  y en especial en Memoria de Horacio Norberto Poggio (2011).

Desde el año 2007, dos placas en recuerdo de Rodolfo Walsh de parte de la Casa de la amistad Argentina- Cubana y la otra a Jorge Julio López.

Y el día 16 de setiembre de 2018, será inaugurado un nuevo homenaje esta vez a las Madres de Plaza de Mayo. Consiste en una columna de metal con perforaciones de pañuelos y palomas, que serán iluminadas desde el interior. Esta obra es del escultor concepcionero Mario Morasán, encargada por la Municipalidad de Concepción del Uruguay.

Ubicada en intersección con calle Maipú.

Monumento al Dr. Domingo Plazaola. Foto: Mabel Gómez

Homenaje al Dr. Domingo Plazaola. El busto es obra del escultor Horacio Juárez, basado en la única fotografía instantánea que se tenía del Dr. Fue inaugurado el 15 de febrero de 1948, y apoyaron esta iniciativa de rendirle homenaje, la Unión Obrera Departamental, que agrupaba sindicatos de la ciudad y la Unión Obrera Provincial.

Ubicado en intersección con calle Dr. Scelzi, originalmente estaba emplazado una plazoleta más al oeste, en la intersección con el Bv. Los Constituyentes.

Monumento a Leandro N. Além. Foto: Mabel Gómez

Monumento a Leandro N. Além. Ubicado en la plazoleta que lleva como nombre “Centenario de la Unión Cívica Radical” nombre impuesto por la Ord. 3.441 del 24 de julio de 1991.

El busto fue obra del artista local Héctor tanga y fue inaugurado el 1 de julio de 2009, al cumplirse 113 años de su trágica desaparición

Monumento a Samuel Yabiansky. Se encuentra en el Bv. Yrigoyen y calle Isaías Torres.

Samuel Yabiansky, fue un vecino de Concepción del Uruguay, y comerciante, tenía un negocio en calle 9 de Julio, la “Mercería Seguí”.
Tenía por costumbre, en fechas patrias y antes del horario del desfile en Plaza Francisco Ramírez, esperaba en la puerta de su Mercería, por calle 9 de Julio y repartía escarapelas a aquellas personas que no la llevaban puesta. También le gustaba regalar banderas argentinas a las escuelas.
Hoy tiene un monumento en su honor, ubicado en calles Isaías Torres y Bv. Hipólito Yrigoyen. Obra del artista Andrés Mirwald.
Este conjunto escultórico, inaugurado 18 de junio de 2001, tiene el siguiente significado:
Escarapela: por todas las repartidas en fechas patrias.
Campanas: representan a las escuelas que recibieron donación de la bandera.
Pinos: de la cooperación, que realizaba con personas o instituciones que lo necesitaban.
Triangulo: de sabiduría enriquecido por la lectura que hizo de él, la facilidad de palabra.
Como paradoja del destino Don Samuel falleció el 20 de junio de 1999.

Diario La Calle suplemento aniversario 1983; Abescat, Francisco, “Nuestra Señora de la Concepción del Uruguay” y Morasán Mario, “La histórica” (Patrimonio, monumentos y escultura pública de Concepción del Uruguay, 1783-2011)

Edificio de los hoteles “Nacional”, “Nuevo Nacional” y “Concordia” y diario “La Calle”

Vista actual del edificio. Foto: Mabel Gómez

Por: Rousseaux, Andres René “El Edificio del diario La Calle y Rio Cable Visión“, de la Serie: Edificios Con Historia

El primer antecedente que se tiene sobre la existencia de un edificio en este lugar (Calles Moreno y Sarmiento, esquina noroeste), se remontan al plano levantado por el “Delineador Municipal” Don Victorio C. Guzmán, con el fin de elaborar un relevamiento de las defensas instaladas en la ciudad, ante un posible ataque de las fuerzas  del Gral. Ricardo Lopez Jordán.

En dicho plano, de fecha 25 de noviembre de 1873, se consigna sobre la calle De La Libertad (actual Moreno) “una construcción de de material con azotea de tejas”…. lo que fue en su momento la dirección y administración del diario La Calle.

Don José Romero, propietario de dicha manzana, fallece después de estos acontecimientos, dado que el l6 de Julio de 1874, su Viuda Doña Juana Lozada de Romero, otorga poder especial a Don Leandro Reynoso para que la represente en los “trámites ó juicios sucesorios de las propiedades de su esposo D. Jose Romero, ubicadas sobre la calle De La Libertad (Moreno),entre Buenos Aires (Sarmiento) y Entre Ríos (Alberdi), siendo éste el primer documento legal, que testifica la propiedad de los terrenos en cuestión

En el año l878, fallece Doña Doña Juana Lozada de Romero, dejando sus propiedades en herencia a sus dos hijas mujeres, Doña Prudencia Romero de Cabezón, la “mitad” del cuarto de manzana del terreno de la esquina de las calles Moreno y Alberdi; mientras que, a la Señora Doña Nicanora Romero de Savari, su otra hija, le correspondió el cuarto de manzana de la esquina de las calles Lima (Moreno) y Buenos Aires (Sarmiento),es decir, donde funcionara por muchos años  el diario La Calle.

El 5 de diciembre de 1878, Nicanora Romero, vende con derecho de “retroventa” (en la práctica una hipoteca sobre la propiedad) a Agustín M. Alió, la propiedad en cuestión. La venta se efectúa en al suma de $ 1000 pesos fuertes, cumplido lo pactado en dicha fecha, solicitando sucesivas prórrogas, hasta el 22 de noviembre de l880, en que se le abonan al Sr. Alió la suma de $ 1000 pesos fuertes, correspondiendo a la suma prestada más $ 340 pesos fuertes, en concepto de intereses, restituyéndose a Nicanora Romero el mencionado solar.

Ese mismo día, el matrimonio Romero-Savari, ante el escribano público D. Rafael Paradelo, “venden con derecho a retroventa”, al Sr Jacobo Gilbert la propiedad en la suma de $ 1.404 pesos fuertes, con derecho de recuperarla dentro de los dos meses, a contar de ésa fecha, sufriendo sucesivas prórrogas hasta el año 1882. En el año 1881, la Calle Lima pasa a llamarse Mariano Moreno o Moreno como se la conoce popularmente, manteniendo el nombre de Buenos Aires la actual Sarmiento.

El 16 de septiembre de l882, Braulio Savari, esposo de Doña Nicanora Romero compra, en realidad “levanta la hipoteca” de la propiedad de la calle Moreno y Buenos Aires, en la suma de $ 1500 pesos fuertes, con la intervención del Escriba no Rafael Paradelo.

Hotel Nacional:

Braulio Saravi, el 7 de Septiembre de l885, vende el edificio y terreno de su propiedad a Don Isidoro Cereda en la suma de $ 1900 pesos fuertes quién lo destinará a “Hospedaje”, dándole el nombre de “Hotel Nacional”, iniciándose de ésta manera una larga trayectoria, en este tipo de actividad comercial, de más de 50 años que iremos viendo.

El “Hotel Nacional” es explotado entre los años 1890 a 1894 por el matrimonio de Pedro José Barral y su esposa Doña Amabrosina Delaloye De Barral, continuando su explotación a partir de 1895 por parte de su propietario Isidoro Cereda. El 20 de diciembre de 1904. Isidoro Cereda, propietario del “Hotel Nacional” pone en “venta los útiles y muebles que conforman el patrimonio del hotel”, por haber decidido “retirarse de las actividades comerciales”, ofreciendo en arriendo-alquiler el edificio, según reza en el artículo publicado por el periódico local “La Juventud”.

El Hotel es arrendado,con todas sus existencias, al conocido comerciante de la ciudad Sr Carlos Gatti, quién se hace cargo el 6 de febrero de l905,introduciendo mejoras en las instalaciones y contratando personal especializado en Buenos Aires para el servicio de cocina y atención al público, ofreciendo un esmerado servicio de lunch, despedidas y banquetes. La explotación comercial del “Hotel Nacional”, por parte de Carlos Gatti, no dura mucho tiempo, dado que el 27 de Mayo de l906,se lo reintegra a su propietario Isidro Cereda, que continúa con su atención, dándole el nombre de “Nuevo Hotel Nacional”.

“Nuevo Hotel Nacional”.

El dueño introduce muchísimas mejoras, ofreciendo variados servicios de atención al público, incluso ofrece lugar para la “guarda de carruajes y caballos”, contratando la “ampliación del edificio sobre la calle Buenos Aires (actual Sarmiento) para aumentar el número de habitaciones disponibles y reformando otras, para dar mayores comodidades. El Sr. Isidoro Cereda, con su salud quebrantada, por una vieja dolencia, viaja a la Ciudad de Buenos Aires, para su atención médica, donde fallece en el Hospital Francés el 3 de Diciembre de 1906, a los 56 años de edad, siendo sepultado, en la Capital Federal.

La viuda de Cereda, queda a cargo del “Nuevo Hotel Nacional”, siendo declarada “única y universal heredera de todos los bienes” del Sr. Cereda por parte del Sr Juez de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Concepción del Uruguay.

Hotel “Concordia”

Doña Maria Zubeldia Guisti, vende las existencias del “Nuevo Hotel Nacional”, al conocido comerciante local Ángel Volanterio, qué a su vez “arrienda-alquila” el edificio para continuar su explotación como hotel, a partir del 8 de Junio de 1908, por cinco años, con opción a futuras renovaciones, acorde conformidad de la dueña de la propiedad.

Ángel Volanterio toma posesión el 1 de Julio de 1908 adoptando como primera medida, el cambio del nombre que tenía, por el de “Hotel Concordia”, realizando  importantes mejoras, entre ellas, la de “agrandar el Salón Comedor hasta la esquina (se refiere a la de las actuales calles Moreno y

Sarmiento), pasando el “despacho de bebidas a la habitación contigua, con comunicación a la calle. Además, ha adquirido en Buenos Aires, una importante partida de cristalería y lozas, para atender con esmero las comidas y banquetes que se le encomienden. Entre otras importantes innovaciones realizadas al edificio, es la colocación de alumbrado y campanillas eléctricas, en todas las habitaciones, las que serán equipadas con nuevos muebles, adquiridos en una conocida casa del ramo de la Capital de la República, anexando a partir del 4 de Junio de ése año un fiambrería.

Inaugurando su moderno comedor, el día 7 de Agosto de 1908,se sirve una cena, para despedir de la vida de soltero al joven caballero de la sociedad Uruguayense Héctor M. Herrerra, ofrecida, por un grupo de amigos, con motivo de su enlace con la Señorita Joaquina Yañez.

El 1 de Junio de 1933, Ángel Volanterio, renueva el contrato de arriendo-alquiler por dos años más, con opción a un futura renovación por igual lapso, fijándose en $ 255 pesos mensuales para los dos primeros años y en $ 300 pesos mensuales, para el futuro contrato. Al vencer el contrato mencionado, el 1 de junio de 1915, Ángel Volanterio, no renueva el arriendo del edificio del “Hotel Concordia”, en razón que en sus planes comerciales, tenía previsto dedicarse a la explotación de la Confitería y Cine del ex salón “Uruguay” (intercepción de las actuales calle Galarza y Urquiza, hoy Confitería Grow),hacho que se lleva a cabo, inaugurándolo, en sociedad con el Sr Cabrera, el jueves 6 de Mayo de l915, con el nuevo nombre de Confitería y Cine “Esmeralda”.

El “Hotel Concordia”, permanece cerrado hasta el 1 de enero del 19l6, fecha en que nuevamente abre sus puertas, bajo la dirección de los hermanos Marcial (Nemesio y Eustaquio),que eran familiares del viuda de Cereda, manteniendo su anterior nombre. Los nuevos administradores, introducen modificaciones en el edificio, incorporando mayores comodidades para los pasajeros y el “servicio de viandas a domicilio”, manteniendo los de lunch y banquetes.

El 1 de abril de 1920,el “Hotel Concordia” pasa a ser explotado por la sociedad de los Señores Luis Perematheu y B. Gautemein, quienes adquieren los muebles y demás enseres a los Srs. Nemesio y Eustaquio Marcial, continuando la propiedad del edificio en manos de la Sra. María Zubeldia viuda de Cereda, quién lo alquila por el término de dos años a contar de ésa fecha. Los nuevos propietarios, son experimentados profesionales del comercio hotelero, ofreciendo al público y visitantes extranjeros su especial atención, hablando la Gerencia los idiomas de “Inglés-Francés y Alemán”.

El 1o de abril de 1923, renueva el contrato de alquiler del edificio, por el término de cinco años a contar de ésa fecha el Sr Luis Perematheu solamente.

El día 14 de abril de 1924, siendo aproximadamente las 23,30 horas, un cortocircuito produce un  incendio en el despacho de bebidas del “Hotel Concordia”, quemándose totalmente ése local, no habiendo tomado mayores proporciones, por las personas que se encontraban presentes en el local que lograron sofocarlo.

El 15 de Octubre de 1925, la propiedad pasa a nombre de los herederos de Maria Zubeldia Guisti viuda de Cereda, Nemesio y Eustaquio Marcial

En el año 1927,los hermanos Nemesio y Eustaquio Marcial ,adquieren por compra judicial el terreno lindante al norte de su propiedad con un frente de 6 metros y 23,04 metros de fondo, con una superficie aproximada de 138 metros2.

El 1 de Abril de l928, finaliza el contrato de alquiler del edificio del “Hotel Concordia” con el Sr Luis Perematheu, que no renueva el contrato de locación, cerrando el hotel las puertas después de más de 30 años de actividad comercial en el ramo

El principal inconveniente, que tenía el edificio del hotel, era que, acorde las disposiciones municipales vigentes, a partir del 1 de enero de l928, todas las propiedades de la ciudad ubicadas dentro de un determinado radio desde la plaza Ramírez, debían instalar los servicios de aguas corrientes, cloacas y suministro de energía eléctrica, por parte de la nueva usina nacional.

El edificio del “Hotel Concordia”, es sometido a diversas reparaciones y construcción de baños, acorde las nuevas normas vigentes para adaptarlo a las exigencias de los usuarios por parte de sus propietarios Señores Nemesio y Eustaquio Marcial.

Los propietarios de la finca la alquilan el día 3 de Abril de 1928,a los hermanos Pedro Antonio y Isidoro Jose Pirovani hoteleros de la localidad de Basavilbaso, donde explotaban el conocido “Hotel Paris”, de ésa ciudad, pasando a radicarse en Concepción del Uruguay, firmando el correspondiente contrato de locación por el término de tres años a contar de ésa fecha, con opción a cinco años más, a razón de $ 450 pesos m/n mensuales, girando comercialmente bajo la razón social de “Pirovani Hnos”, teniendo a su cargo la explotación comercial del “Hotel Concordia”.

En el año 1930,la razón social “Pirovani Hnos”, pasa a denominarse “Pedro Antonio Pirovani y Cia”. El 29 de Agosto de 1936, Nemesio Marcial compra a su hermano la propiedad de la calle MORENO N° 129 y 149 y el terreno anexo-

La antigua Calle Buenos Aires, cuyo nombre mantenía desde el año 1850, por ordenanza municipal N° 1073 de fecha 26 de Agosto de 1938,pasa a llamarse “Sarmiento” que a la fecha mantiene.

El 1 de Abril de 1940,la Señora Maria Luisa Colombo De Marcial, con la venia de su esposo Nemesio Marcial, vende al Sr. Pedro Antonio Pirovani y a su esposa Elba Cornelia Angela Justet la referida propiedad y el terreno aledaño, al norte del edificio del “Hotel Concordia”. La venta se efectúa en la suma de $ 50.000 m/n correspondiendo al edificio el hotel la suma de $ 45.000 y $ 5.000 por el terreno anexo. En el año 1947, esta firma, pone en venta el prestigioso “Hotel Concordia”, incluyendo el edificio y existencias, prosiguiendo sus actividades comerciales hasta su concreción.

EL 9 de Enero de 1970, Editora La Calle, recepciona la nueva máquina impresora, la primera en su tipo, en un diario Uruguayense, que le permitirá tirar 4000 ejemplares por hora, y en forma automática los dobla y corta. La máquina, es instalada en el local de calle Moreno 139, iniciándose el traslado de la dirección, oficinas y talleres al mismo, lo que motiva que en ése período, las ediciones del diario, salgan a la calle, con un tiraje reducido debido que todo el personal, se encuentra abocado a la mudanza. El 28 de Enero de 1970, queda concluido el traslado del Diario “La Calle” a su propio edificio, simultáneamente se pone en marcha la moderna impresora rotoplana, que a un costo millonario se ha adquirido para la impresión del diario, siendo su Director el profesor Leopoldo Broëdl.

A partir del 14 de Junio de 1991,en el edificio del Diario “La Calle” comienza a emitir el Canal de cable “Rio Cable Visión” ,estando presente en su inauguración el Sr. presidente de la Nación Dr Carlos Saúl Menem, incorporándose otro hito en la historia de este antiguo edificio de la ciudad.

Durante los años 1995/1997,las necesidades propias de un diario moderno y en continua evolución como lo eran “La Calle” y del “Canal Rio Cable Visión” ,motiva que la empresa encare importantes modificaciones, en su estructura interior, manteniendo su fachada.

El edificio, sin ningún tipos de dudas, tiene más de un siglo de existencia, habiendo sido casa de familia, cuartel, cantón de defensa, hoteles como “Nacional”, “Nuevo Hotel Nacional” y ” Concordia”, del Diario “La Calle”, ” Rio Cable Visión” y la Radio FM “Sensaciones” 90.5 , Hoy, abandonado luego una disputa judicial entre los dueños y antiguos empleados, sigue esperando por alguien que lo vuelva a la vida y no lo deje caer víctima de la piqueta para construir en ese histórico lugar un nuevo edificio en torre.

Plazas y paseos

 Plaza, Parque Italia o Paseo de los Italianos

En pleno barrio del “Puerto Viejo” se hallaba emplazada una “plaza, parque o paseo” que en razón de haber sido ...
Leer Más

Plaza 12 de Octubre. Monumento a Cristóbal Colón

A mediados del siglo XX, al N.O. de esta ciudad, había una serie de terrenos baldíos. En sesión del 26 ...
Leer Más

Plaza “San Martín”

En un plano antiguo de la ciudad del año 1850, nos muestra la manzana delimitada por las calles “De Mercado”, ...
Leer Más

Plaza “General Francisco Ramírez”

Sitio histórico central de la ciudad definido por Don Tomás de Rocamora en el momento de la fundación, el 25 ...
Leer Más

Plaza Constitución (de la Columna)

La plaza “Constitución” o “Plaza Columna” En pleno “corazón de la tradicional barriada del Puerto Viejo” se halla emplazada una ...
Leer Más