Edificio de los hoteles “Nacional”, “Nuevo Nacional” y “Concordia” y diario “La Calle”

Vista actual del edificio. Foto: Mabel Gómez

Por: Rousseaux, Andres René “El Edificio del diario La Calle y Rio Cable Visión“, de la Serie: Edificios Con Historia

El primer antecedente que se tiene sobre la existencia de un edificio en este lugar (Calles Moreno y Sarmiento, esquina noroeste), se remontan al plano levantado por el “Delineador Municipal” Don Victorio C. Guzmán, con el fin de elaborar un relevamiento de las defensas instaladas en la ciudad, ante un posible ataque de las fuerzas  del Gral. Ricardo Lopez Jordán.

En dicho plano, de fecha 25 de noviembre de 1873, se consigna sobre la calle De La Libertad (actual Moreno) “una construcción de de material con azotea de tejas”…. lo que fue en su momento la dirección y administración del diario La Calle.

Don José Romero, propietario de dicha manzana, fallece después de estos acontecimientos, dado que el l6 de Julio de 1874, su Viuda Doña Juana Lozada de Romero, otorga poder especial a Don Leandro Reynoso para que la represente en los “trámites ó juicios sucesorios de las propiedades de su esposo D. Jose Romero, ubicadas sobre la calle De La Libertad (Moreno),entre Buenos Aires (Sarmiento) y Entre Ríos (Alberdi), siendo éste el primer documento legal, que testifica la propiedad de los terrenos en cuestión

En el año l878, fallece Doña Doña Juana Lozada de Romero, dejando sus propiedades en herencia a sus dos hijas mujeres, Doña Prudencia Romero de Cabezón, la “mitad” del cuarto de manzana del terreno de la esquina de las calles Moreno y Alberdi; mientras que, a la Señora Doña Nicanora Romero de Savari, su otra hija, le correspondió el cuarto de manzana de la esquina de las calles Lima (Moreno) y Buenos Aires (Sarmiento),es decir, donde funcionara por muchos años  el diario La Calle.

El 5 de diciembre de 1878, Nicanora Romero, vende con derecho de “retroventa” (en la práctica una hipoteca sobre la propiedad) a Agustín M. Alió, la propiedad en cuestión. La venta se efectúa en al suma de $ 1000 pesos fuertes, cumplido lo pactado en dicha fecha, solicitando sucesivas prórrogas, hasta el 22 de noviembre de l880, en que se le abonan al Sr. Alió la suma de $ 1000 pesos fuertes, correspondiendo a la suma prestada más $ 340 pesos fuertes, en concepto de intereses, restituyéndose a Nicanora Romero el mencionado solar.

Ese mismo día, el matrimonio Romero-Savari, ante el escribano público D. Rafael Paradelo, “venden con derecho a retroventa”, al Sr Jacobo Gilbert la propiedad en la suma de $ 1.404 pesos fuertes, con derecho de recuperarla dentro de los dos meses, a contar de ésa fecha, sufriendo sucesivas prórrogas hasta el año 1882. En el año 1881, la Calle Lima pasa a llamarse Mariano Moreno o Moreno como se la conoce popularmente, manteniendo el nombre de Buenos Aires la actual Sarmiento.

El 16 de septiembre de l882, Braulio Savari, esposo de Doña Nicanora Romero compra, en realidad “levanta la hipoteca” de la propiedad de la calle Moreno y Buenos Aires, en la suma de $ 1500 pesos fuertes, con la intervención del Escriba no Rafael Paradelo.

Hotel Nacional:

Braulio Saravi, el 7 de Septiembre de l885, vende el edificio y terreno de su propiedad a Don Isidoro Cereda en la suma de $ 1900 pesos fuertes quién lo destinará a “Hospedaje”, dándole el nombre de “Hotel Nacional”, iniciándose de ésta manera una larga trayectoria, en este tipo de actividad comercial, de más de 50 años que iremos viendo.

El “Hotel Nacional” es explotado entre los años 1890 a 1894 por el matrimonio de Pedro José Barral y su esposa Doña Amabrosina Delaloye De Barral, continuando su explotación a partir de 1895 por parte de su propietario Isidoro Cereda. El 20 de diciembre de 1904. Isidoro Cereda, propietario del “Hotel Nacional” pone en “venta los útiles y muebles que conforman el patrimonio del hotel”, por haber decidido “retirarse de las actividades comerciales”, ofreciendo en arriendo-alquiler el edificio, según reza en el artículo publicado por el periódico local “La Juventud”.

El Hotel es arrendado,con todas sus existencias, al conocido comerciante de la ciudad Sr Carlos Gatti, quién se hace cargo el 6 de febrero de l905,introduciendo mejoras en las instalaciones y contratando personal especializado en Buenos Aires para el servicio de cocina y atención al público, ofreciendo un esmerado servicio de lunch, despedidas y banquetes. La explotación comercial del “Hotel Nacional”, por parte de Carlos Gatti, no dura mucho tiempo, dado que el 27 de Mayo de l906,se lo reintegra a su propietario Isidro Cereda, que continúa con su atención, dándole el nombre de “Nuevo Hotel Nacional”.

“Nuevo Hotel Nacional”.

El dueño introduce muchísimas mejoras, ofreciendo variados servicios de atención al público, incluso ofrece lugar para la “guarda de carruajes y caballos”, contratando la “ampliación del edificio sobre la calle Buenos Aires (actual Sarmiento) para aumentar el número de habitaciones disponibles y reformando otras, para dar mayores comodidades. El Sr. Isidoro Cereda, con su salud quebrantada, por una vieja dolencia, viaja a la Ciudad de Buenos Aires, para su atención médica, donde fallece en el Hospital Francés el 3 de Diciembre de 1906, a los 56 años de edad, siendo sepultado, en la Capital Federal.

La viuda de Cereda, queda a cargo del “Nuevo Hotel Nacional”, siendo declarada “única y universal heredera de todos los bienes” del Sr. Cereda por parte del Sr Juez de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Concepción del Uruguay.

Hotel “Concordia”

Doña Maria Zubeldia Guisti, vende las existencias del “Nuevo Hotel Nacional”, al conocido comerciante local Ángel Volanterio, qué a su vez “arrienda-alquila” el edificio para continuar su explotación como hotel, a partir del 8 de Junio de 1908, por cinco años, con opción a futuras renovaciones, acorde conformidad de la dueña de la propiedad.

Ángel Volanterio toma posesión el 1 de Julio de 1908 adoptando como primera medida, el cambio del nombre que tenía, por el de “Hotel Concordia”, realizando  importantes mejoras, entre ellas, la de “agrandar el Salón Comedor hasta la esquina (se refiere a la de las actuales calles Moreno y

Sarmiento), pasando el “despacho de bebidas a la habitación contigua, con comunicación a la calle. Además, ha adquirido en Buenos Aires, una importante partida de cristalería y lozas, para atender con esmero las comidas y banquetes que se le encomienden. Entre otras importantes innovaciones realizadas al edificio, es la colocación de alumbrado y campanillas eléctricas, en todas las habitaciones, las que serán equipadas con nuevos muebles, adquiridos en una conocida casa del ramo de la Capital de la República, anexando a partir del 4 de Junio de ése año un fiambrería.

Inaugurando su moderno comedor, el día 7 de Agosto de 1908,se sirve una cena, para despedir de la vida de soltero al joven caballero de la sociedad Uruguayense Héctor M. Herrerra, ofrecida, por un grupo de amigos, con motivo de su enlace con la Señorita Joaquina Yañez.

El 1 de Junio de 1933, Ángel Volanterio, renueva el contrato de arriendo-alquiler por dos años más, con opción a un futura renovación por igual lapso, fijándose en $ 255 pesos mensuales para los dos primeros años y en $ 300 pesos mensuales, para el futuro contrato. Al vencer el contrato mencionado, el 1 de junio de 1915, Ángel Volanterio, no renueva el arriendo del edificio del “Hotel Concordia”, en razón que en sus planes comerciales, tenía previsto dedicarse a la explotación de la Confitería y Cine del ex salón “Uruguay” (intercepción de las actuales calle Galarza y Urquiza, hoy Confitería Grow),hacho que se lleva a cabo, inaugurándolo, en sociedad con el Sr Cabrera, el jueves 6 de Mayo de l915, con el nuevo nombre de Confitería y Cine “Esmeralda”.

El “Hotel Concordia”, permanece cerrado hasta el 1 de enero del 19l6, fecha en que nuevamente abre sus puertas, bajo la dirección de los hermanos Marcial (Nemesio y Eustaquio),que eran familiares del viuda de Cereda, manteniendo su anterior nombre. Los nuevos administradores, introducen modificaciones en el edificio, incorporando mayores comodidades para los pasajeros y el “servicio de viandas a domicilio”, manteniendo los de lunch y banquetes.

El 1 de abril de 1920,el “Hotel Concordia” pasa a ser explotado por la sociedad de los Señores Luis Perematheu y B. Gautemein, quienes adquieren los muebles y demás enseres a los Srs. Nemesio y Eustaquio Marcial, continuando la propiedad del edificio en manos de la Sra. María Zubeldia viuda de Cereda, quién lo alquila por el término de dos años a contar de ésa fecha. Los nuevos propietarios, son experimentados profesionales del comercio hotelero, ofreciendo al público y visitantes extranjeros su especial atención, hablando la Gerencia los idiomas de “Inglés-Francés y Alemán”.

El 1o de abril de 1923, renueva el contrato de alquiler del edificio, por el término de cinco años a contar de ésa fecha el Sr Luis Perematheu solamente.

El día 14 de abril de 1924, siendo aproximadamente las 23,30 horas, un cortocircuito produce un  incendio en el despacho de bebidas del “Hotel Concordia”, quemándose totalmente ése local, no habiendo tomado mayores proporciones, por las personas que se encontraban presentes en el local que lograron sofocarlo.

El 15 de Octubre de 1925, la propiedad pasa a nombre de los herederos de Maria Zubeldia Guisti viuda de Cereda, Nemesio y Eustaquio Marcial

En el año 1927,los hermanos Nemesio y Eustaquio Marcial ,adquieren por compra judicial el terreno lindante al norte de su propiedad con un frente de 6 metros y 23,04 metros de fondo, con una superficie aproximada de 138 metros2.

El 1 de Abril de l928, finaliza el contrato de alquiler del edificio del “Hotel Concordia” con el Sr Luis Perematheu, que no renueva el contrato de locación, cerrando el hotel las puertas después de más de 30 años de actividad comercial en el ramo

El principal inconveniente, que tenía el edificio del hotel, era que, acorde las disposiciones municipales vigentes, a partir del 1 de enero de l928, todas las propiedades de la ciudad ubicadas dentro de un determinado radio desde la plaza Ramírez, debían instalar los servicios de aguas corrientes, cloacas y suministro de energía eléctrica, por parte de la nueva usina nacional.

El edificio del “Hotel Concordia”, es sometido a diversas reparaciones y construcción de baños, acorde las nuevas normas vigentes para adaptarlo a las exigencias de los usuarios por parte de sus propietarios Señores Nemesio y Eustaquio Marcial.

Los propietarios de la finca la alquilan el día 3 de Abril de 1928,a los hermanos Pedro Antonio y Isidoro Jose Pirovani hoteleros de la localidad de Basavilbaso, donde explotaban el conocido “Hotel Paris”, de ésa ciudad, pasando a radicarse en Concepción del Uruguay, firmando el correspondiente contrato de locación por el término de tres años a contar de ésa fecha, con opción a cinco años más, a razón de $ 450 pesos m/n mensuales, girando comercialmente bajo la razón social de “Pirovani Hnos”, teniendo a su cargo la explotación comercial del “Hotel Concordia”.

En el año 1930,la razón social “Pirovani Hnos”, pasa a denominarse “Pedro Antonio Pirovani y Cia”. El 29 de Agosto de 1936, Nemesio Marcial compra a su hermano la propiedad de la calle MORENO N° 129 y 149 y el terreno anexo-

La antigua Calle Buenos Aires, cuyo nombre mantenía desde el año 1850, por ordenanza municipal N° 1073 de fecha 26 de Agosto de 1938,pasa a llamarse “Sarmiento” que a la fecha mantiene.

El 1 de Abril de 1940,la Señora Maria Luisa Colombo De Marcial, con la venia de su esposo Nemesio Marcial, vende al Sr. Pedro Antonio Pirovani y a su esposa Elba Cornelia Angela Justet la referida propiedad y el terreno aledaño, al norte del edificio del “Hotel Concordia”. La venta se efectúa en la suma de $ 50.000 m/n correspondiendo al edificio el hotel la suma de $ 45.000 y $ 5.000 por el terreno anexo. En el año 1947, esta firma, pone en venta el prestigioso “Hotel Concordia”, incluyendo el edificio y existencias, prosiguiendo sus actividades comerciales hasta su concreción.

EL 9 de Enero de 1970, Editora La Calle, recepciona la nueva máquina impresora, la primera en su tipo, en un diario Uruguayense, que le permitirá tirar 4000 ejemplares por hora, y en forma automática los dobla y corta. La máquina, es instalada en el local de calle Moreno 139, iniciándose el traslado de la dirección, oficinas y talleres al mismo, lo que motiva que en ése período, las ediciones del diario, salgan a la calle, con un tiraje reducido debido que todo el personal, se encuentra abocado a la mudanza. El 28 de Enero de 1970, queda concluido el traslado del Diario “La Calle” a su propio edificio, simultáneamente se pone en marcha la moderna impresora rotoplana, que a un costo millonario se ha adquirido para la impresión del diario, siendo su Director el profesor Leopoldo Broëdl.

A partir del 14 de Junio de 1991,en el edificio del Diario “La Calle” comienza a emitir el Canal de cable “Rio Cable Visión” ,estando presente en su inauguración el Sr. presidente de la Nación Dr Carlos Saúl Menem, incorporándose otro hito en la historia de este antiguo edificio de la ciudad.

Durante los años 1995/1997,las necesidades propias de un diario moderno y en continua evolución como lo eran “La Calle” y del “Canal Rio Cable Visión” ,motiva que la empresa encare importantes modificaciones, en su estructura interior, manteniendo su fachada.

El edificio, sin ningún tipos de dudas, tiene más de un siglo de existencia, habiendo sido casa de familia, cuartel, cantón de defensa, hoteles como “Nacional”, “Nuevo Hotel Nacional” y ” Concordia”, del Diario “La Calle”, ” Rio Cable Visión” y la Radio FM “Sensaciones” 90.5 , Hoy, abandonado luego una disputa judicial entre los dueños y antiguos empleados, sigue esperando por alguien que lo vuelva a la vida y no lo deje caer víctima de la piqueta para construir en ese histórico lugar un nuevo edificio en torre.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario