El viejo puente de calle Suipacha

Viejo puente de la calle Suipacha (Foto: Jorge Haidar)

Pese que en la actualidad ya no existe, el lugar se lo conoce como “el puente de la Suipacha”. Nos acompañó hasta el año 2000 y hoy se está trabajando en la zona, realizando un entubado y colocando adoquines en los caminos aledaños, realzando la zona que permaneció “abandonada” durante mucho tiempo, siendo que ese barrio es dónde se reunieron los futuros habitantes de la ciudad y dónde estuvo también la primera capilla y el primer y tercer cementerio Uruguayense.

En la década de 1930, el Estado Nacional adquiere terrenos pertenecientes a Doña Teresa Arreseigor de López, para el ejército y Gendarmería.

El ejército (Regimiento 10 de Infantería de Montado) ya estaba en la ciudad, ocupando terrenos de lo que hoy es el barrio La Rural.

 A su vez el puerto local estaba en plena expansión hacia el Sur sobre el riacho Itape. Registraba un importante movimiento de buques que venían a cargar cereales.

Por iniciativa del Ing. Emilio Pereyra, Jefe de División Rio Uruguay del MOP (Ministerio de Obras Públicas), el gobierno nacional dispone de una partida de dinero, para la ampliación de la Costanera Paysandú (antes se llamaba Justo José de Urquiza).

En 1929 se inicia la pavimentación de la misma, terminándose en 1933.

En 1933, se muda a su nuevo emplazamiento el Ejercito, hasta 1935 que es trasladado y lo reemplaza “Agrupación de Zapadores Pontoneros”.

En 1934, la Municipalidad llama a licitación para la pavimentación de 198 cuadras del centro de la ciudad.

Simultáneamente el MOP, recibe la orden de pavimentar, las calles que llevaban al puerto, hoy desde Bvard Martínez e Irigoyen hasta Antártida Argentina y por esta hasta Artusi. Desde aquí al puerto. Por estos trabajos, el acceso al puerto se vio interrumpido y siendo imperioso llegar al lugar, fue necesario buscar otra alternativa.

Se eligió calle Suipacha, pero esta calle, se interrumpía por una cañada a la altura del barrio “La Concepción”, donde desaguaban las aguas de lluvias de la ciudad (Arroyo Las Animas).

A esto se sumaba que, para abrir la calle al Oeste, había que expropiar algunos terrenos privados y la Municipalidad no contaba con el dinero. Esto llevo a que los propietarios donaran sus terrenos. En 1937 el MOP y la Municipalidad dan inicio a los trabajos, estando terminado en unos meses (1938).

Como “proyecto Sur al Puerto”, nunca se usó, pero la obra permitió la unión con la populosa zona de la ciudad.

Texto: Andrés Rousseaux, Diario La Calle 7/3/99 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario