La visita del presidente Sarmiento a C. del Uruguay

Palacio San José hacia 1875

Más allá de las diferentes ideas políticas, que se anuncie en la ciudad la llegada de un presidente de la Nación, llena de alegría a gran parte de la población.

Imaginamos a nuestra ciudad para fines de 1869 y principios de 1870, a días de la llegada del Presidente Sarmiento.

Por suerte se conservan periódicos de la época que dan cuenta de este hecho, seguramente uno de los más importantes del siglo XIX para Concepción del Uruguay.

Las relaciones de Sarmiento y Urquiza sufrieron altibajos antes, durante y luego de la batalla de Caseros. Distanciados políticamente antes de la batalla, unidos por la misma causa durante Caseros, y distanciados después de esta. Pero para el décimo octavo aniversario de la Batalla de Caseros, se reconcilian definitivamente y una gran recepción hubo en Palacio San José para recibir al presidente argentino.

La prensa de la época se ocupó de este acontecimiento que mantuvo atentos a todos los argentinos.

El primer anuncio fue el 12 de octubre de 1869 y se fueron sucediendo las noticias hasta el 12 de febrero de 1870. Dejándonos un amplio material sobre lo ocurrido en esa importante visita, para nuestra ciudad y sobre todo para la familia Urquiza.

La población se enteraba de esta tan importante visita cuando la prensa (El Uruguay, 12/10/1869), daba a conocer que el Presidente Sarmiento solicitaba al Congreso licencia por cuarenta días.

Estaría parte de ese período en Concepción del Uruguay. Había quedado al frente del gobierno nacional el Vice-presidente Dr. Alsina.

Para el 21 de enero de 1870, en el Diario El Uruguay se daba a conocer la Comisión encargada de la fiesta que se llevaría a cabo por la llegada de nuestro primer mandatario, la misma fue:

  • Comisión encargada de preparar los arcos triunfales: D. Juan Fossati, D. Silla Saint Guili y D. Antonio Piñón.
  • Comisión de iluminación: D. Juan Soneyra, D. Anastasio Cardassy y D. Carlos Piento.
  • Comisión de engalardonar el Teatro para el gran baile: D. Bernardo Victorica, D. Braulio Vidal, D. Dámaso Salvatierra y D. Vicente Peralta.
  • Comisión de invitaciones: D. Pedro Reina, D. Pedro López, D. Luciano Quesada y D. Rodolfo Pita.
  • Comisión en Gualeguaychú: D. José Domínguez, D. Reinaldo Villar, D. Apolinario Benítez, D. Miguel Zamora, D. Juan Oxandobeno, D. Ignacio Barañao, D. Manuel Morón y D. Belisario Ruiz.

Las invitaciones se hacían para señoras y señores de Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Colón, San José y Paysandú.

Capitanía de Puerto de Rosario hacia 1875

Pero volviendo al viaje del Presidente Sarmiento en una primera etapa visita la ciudad de Rosario.

El barco que lo trasladaba, llego al puerto de Rosario a las 12 hs. del día, un día  de mucho calor, que no impidió a la población reunirse al paso del mandatario para darle la bienvenida.

Una media hora llevo de campanadas, salvas de cañón, cohetes y bombas, el anuncio del desembarco del mandatario.

Diez guardias nacionales, sin arma alguna, dan paso al Sr. Gobernador de la Provincia, quien traía del brazo al Sr. Presidente y a su comitiva que lo acompañaba.

Al grito de “¡Viva el Presidente de la República! Viva el magistrado más bien hecho y simpático que hasta ahora ha tenido la República! Viva el Gobernador del Pueblo y para el Pueblo!

A la noche tuvo lugar el gran baile preparado en su honor por el Señor D. Tomas Peñaloza. Fiesta de numerosos concurrentes donde no faltaron los brindis.

Al día siguiente, ofrecido por comerciantes, se tiene un banquete de 200 cubiertos. No faltaron los brindis tampoco y hubo oradores con el Sr. Gorostiaga, Piñero, Paz, Pérez, y el joven Muñoz a quien aplaudieron entusiastas.

El Presidente Sarmiento le dice a la prensa de ese momento: “yo no merezco tanto, para que se me tribute una demostración semejante”. D. Héctor Varela, publicista,  dice al respecto de la recepción brindada por la ciudad de Rosario al Presidente Sarmiento: “no he visto jamás recibir a un magistrado como se ha recibido a Sarmiento en Rosario”.

Mientras tanto Concepción del Uruguay, esperaba esta ansiada visita, que se produciría días más tarde…

Con la ansiedad lógica del momento, Concepción del Uruguay, esperaba tan importante visita.

Capitanía de Puerto de C. del Uruguay hacia 1875

El 3 de febrero de 1870, después de largas horas de viaje sobre el río Uruguay, entraban al puerto de nuestra ciudad, donde estaba la Cañonera de Guerra italiana Velace, llegada de Rosario.

La primera en llegar fue la “Ceres” y luego la “Pavón”. Por un error la “Decidee” y el “Gral. Osorio”, en que viajaban los ministros francés y de Italia, se fueron directamente a la Villa de Colón.

Al entrar a nuestro puerto, que para esa época estaba ubicado sobre el riacho Itapé, en la proyección imaginaria de la calle 3 de febrero, desde  la cubierta de las embarcaciones se apreciaba la formación de los soldados entrerrianos vistiendo el uniforme llevado en  la batalla de Caseros, se observaban también los arcos de bienvenida, banderas, alfombrados. Toda una gran fiesta.

Aparecen veinte carruajes, los cuatro primeros tirados por caballos blancos, que se dirigieron al desembarcadero. El Gral. Urquiza, vestido de particular, espero a Sarmiento en el muelle. Lugar donde se confundieron en un abrazo.

El pueblo entero lo estaba esperando y todas las autoridades del momento. En el primer carruaje lo ocuparon Sarmiento, Urquiza y Gorostiaga.

Esta caravana a pocas cuadras recorridas, llegan a la plaza, se detienen en la casa de Santa Cruz, esposo de Juanita Urquiza.

Presencian desde este lugar un desfile de las tropas que regresaban de Paraguay y otros batallones. Después del desfile, emprenden viaje a San José.

A las 12 y 30 hs., llegan a la residencia del Gral. Urquiza. A las 13 hs., almuerzan.

A las 17 y 30 hs., se brindó un banquete para sesenta personas. Se brindó por el 3 de febrero.

Las hijas de Urquiza, Lola y Justa, brindaron música, sabían tocar piano, violín y el arpa. Luego cenaron y después baile, el lugar se prestaba para todo el festejo.

Recibieron a Sarmiento, en el Patio de Honor, alfombrado con paños punzo, toldado con un lienzo lleno de guirnaldas, banderas y faroles. En el centro un trofeo de armas, representando el triunfo de Caseros. Lo acompañaban dos cañones de bronces, pilones de balas, bombas y granadas. Fusiles con bayonetas, espadas y lanzas, las cuatro banderas que flamearon victoriosas, la Argentina, la Entrerriana, la Oriental y la Brasilera.

Para recibir a Sarmiento se presentaron Dolores Costa y sus hijas.

Estos momentos sirvieron para que el Gral. Urquiza tan calumniado como hombre y político, viera como sus huéspedes se sorprendían y se desengañaban de todo lo que se decía de él y descubrieran su elegancia y buen gusto. Mostraba un padre de familia, ocupado por la educación de sus hijos, sin otra aspiración que vivir tranquilo junto a ellos.

A la hora del descanso, la familia Urquiza se redujo a una sola habitación, armándose alrededor más de cien camas para todos los invitados.

Al otro día té, café y mate. El Gral. Urquiza ofreció un puchero a la criolla. Llegaron a la residencia los enviados de Francia e Italia que no se sabe bien el motivo porque sus embarcaciones fueron a Colón directamente.

Es así, que la fiesta continuo un día mas, repitiendo la recepción del día anterior, paseos, comidas, bailes. El baile finalizo a las 4 horas y a las 6 hs. ya, estaban listos para partir a Concepción Uruguay.

Teatro “1° de Mayo”

Eran tantos los que debían trasladar, que el Gral. Urquiza, decide que su familia no viaje a la ciudad, para los festejos preparados en la capital de la provincia. Dicen que desobedecieron esta orden, habían guardado dos carruajes y les dicen a Dolores Costa y sus hijas que el Gral. Urquiza ordenaba que viajen. Es así que la familia estuvo en los festejos de Concepción del Uruguay.

La entrada a la ciudad de la comitiva se vio acompañada de un nuevo gentío.

Te Deum, desfile, comida en casa del Coronel Santa Cruz. A la noche se ilumino la plaza, en la vereda del Colegio había un cartel que decía ¡Viva el Presidente de la República!

Fuegos artificiales y baile de despedida en el Teatro 1 de Mayo.

Terminado el baile, partieron al Puerto de la Villa de Colón a las 6 horas, en el vapor Pavón, llegando al medio día. En Villa Colón nuevamente se repiten los festejos por la llegada del Señor Presidente, quien también visito San José. Fue una visita breve ya que a las 21 hs. de ese día se embarcaron para regresar a Buenos Aires.

Fue la última recepción que vivió el Palacio San José y siempre se recordara porque fue la reconciliación de dos grandes hombres de la política de nuestro país y una de las más grandes fiestas llevadas a cabo en nuestra provincia.

Texto: Civetta, María Virginia/Ratto, Carlos Ignacio. Bibliografía: Secretaria de cultura de la Nación “Sarmiento visita el Palacio San José”.

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario