Apolinario Almada, prócer olvidado, tumba desconocida

Acceso al cementerio municipal en la década de 1970 (Foto: Mario Soria)

Se trata del mausoleo del general Apolinario Almada, que se halla en el cementerio local, unos metros al oeste del sepulcro del poeta Delio Panizza.

Apolinario Almada es un poco desconocido para el gran público, pese a haber tenido una actuación destacada en todo lo que fue la creación de la República.

Nació en el partido del Arroyo de la China el 10 de enero de 1792. Fueron sus padres, Agustín Almada,  procedente de la provincia que es hoy Paraguay, y María Magdalena Jordán, hermana de la porteña Tadea, madre de Francisco Ramírez y Ricardo López Jordán (padre). Se hallaba en Concepción del Uruguay, estudiando cuando se produjeron las Invasiones Inglesas, alistándose, entonces, en un cuerpo de milicias que se improvisó. Tenía 14 años.

Más adelante formó parte del ejército de su primo Francisco Ramírez. Actuó en las luchas contra las fuerzas directoriales. Estuvo en cepeda.  Peleó contra Artigas en la memorable acción de ”La bajada”, el 24 de junio de 1820, dónde se logro el triunfo total del ramirismo sobre el artiguismo.

Muerto Ramírez, Almada continuó su carrera militar a las órdenes del general Urquiza, mandando un escuadrón de Dragones tomando parte en numerosas acciones de guerra, tales como Pago Largo, Cagancha, Don Cristóbal, Sauce Grande. Participó en la derrota inflingida por Urquiza al general Rivera en India Muerta, el 27 de maro de 1845.

En la batalla de Vences, el 27 de noviembre de 1847, el entonces coronel Almada fue gravemente herido y se temió por su vida.

Tomo parte en la campaña de Caseros  a comienzo de 1852, asistiendo a la acción de los “Campos de Álvarez”, contra la columna del coronel Hilario Lagos. Su comportamiento mereció una mención especial de su jefe inmediato, el coronel Miguel Galarza. En la batalla del 3 de febrero mandó una de las divisiones entrerrianas que constituyeron la columna flanqueadora extrema izquierda, bajo el mando inmediato del general Benjamín Virasoro.

Participó en la defensa y desbarató la invasión a Concepción del Uruguay encabezada por los generales Juan Madariaga y Manuel Hornos.

El general Almada revistió en la plana mayor de Concepción del Uruguay hasta julio de 1860. Falleció en Paysandú el 21 de mayo de 1872, exiliado por tomar parte de las fuerzas de López Jordán (h), siendo brigadier general de la Nación.  (N del A: María Miloslavich dice que su exilio se debió a que  formaba parte de los leales a Urquiza y que su deceso fue en 1871).

Había contraído enlace el 8 de julio de 1846 con Máxima Funes. Uno de sus hijos, el Dr. Alejo Almada ha tenido destacada actuación en la provincia de Entre Ríos.

Ubicación del supuesto panteón del Gral. Almada

Años después, al haberse calmado un poco los ánimos, sus familiares traen sus restos el 18 de agosto de 1875, siendo depositados en un panteón que había sido mandado a construir por su esposa.

La Comisión de Lugares y Monumentos Históricos, presidida por la Sra. María del Carmen Miloslavich de Álvarez, se ha dirigido en reiteradas oportunidades al gobierno de la provincia solicitándole se declare Monumento Histórico al referido mausoleo, que sería también aprovechado para depositar en él a tantos otros  locales olvidados… Se tropezó con la más absurda indiferencia. Se olvido aquello que “El presente es el hijo del pasado”.

Hoy (en 1971) el monumento presenta sus  mármoles rajados, telarañas, yuyos en su interior y los herrajes herrumbrados. Triste recuerdo en la muerte de quien arriesgo su vida por la patria en aquellos decisivos momentos de nuestra historia.

Supuesto panteón del General Apolinario Almada

 

En la actualidad, si bien fue imposible confirmarlo oficialmente, ya que la Arq. Ana Almeida no encontró en los archivos del cementerio que pudo consultar, dato alguno del ingreso del cuerpo de Almada y por lo tanto ningún lugar posible  dónde este hubiera estado. El autor de la nota habla que este sepulcro estaba ubicado “…unos metros al oeste del sepulcro del poeta Delio Panizza”. Por unos planos pertenecientes al Cementerio Municipal, y que datan del año 1978, se puede ubicar en el extremo este de la manzana N° 8 del cementerio un panteón ubicado a 45% respecto de los demás, el identificado con el N° 9 que dice “Flia Gral ALMADA”. Hoy ese panteón , si bien tiene féretros en su interior, no esta identificado por fuera, estando borrada la inscripción en su frente.

Desde ya que esto no debe verse como una crítica a los actuales poseedores de los panteones, en caso que alguno hubiera sido del Gral. Amada, sino un llamado de atención a las autoridades municipales vinculadas con la cultura, principalmente, y el turismo, ya que nuestro cementerio tiene mucho valor desde el punto de vista histórico

 Creemos que para que estas cosas no vuelvan a pasar se debe realizar un inventario real de todas las tumbas y panteones de la necrópolis municipal y de esta manera poder resguardar la memoria de los grande hombres y mujeres que hoy se  encuentran en este lugar, antes que el paso del tiempo borre indefectiblemente esta parte de la memoria de la comunidad

Edición: Civetta, maría Virginia y Ratto, Carlos Ignacio sobre un artículo sin firma publicado en el suplemento aniversario del Diario “La calle” del 6 de enero de 1973 “Misceláneas históricas. Retazos del acontecer Uruguayense”.

 

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario