Sepultura del padre Juan Bautista Rolando

Monumento-sepultura del padre Rolando. Foto: Mabel Gómez

Quien no recuerda al Padre “Chiche” o “Rastrillo”, falleció en setiembre de 1995, en Santa Fe. Concepción del Uruguay que le debe tanto quiso que sus restos descansaran en nuestra ciudad, es así que el Sr. Luis María Colombo, Sr. Gabriel Andrés Larenze y la Sra. Gladys R. de Colombino, entre otros presentaron el proyecto a las autoridades Municipales locales y al Director de la Obra de Don Bosco, Presbítero Kolomi.

El proyecto consistía en que sus restos sean trasladados a nuestra ciudad y descansen en la Parroquia Santa Teresita.

Para esto se solicitó el diseño de su tumba, se presentaron dos. Uno de la Srta. Elvira Torres y el otro del artista local Salvador Álvarez. Este último fue el elegido, por razones de espacio.

Se implementaron colectas para recaudar el dinero, las donaciones se recibían en las santerías de Santa Teresita, San Roque, San Vicente, Inmaculada Concepción y María Auxiliadora. Se recibían en alcancías que fueron confeccionadas por el Padre Oscar Callegari y tenían pegada una foto del Padre Rolando.

 Es así, que el “Padre Gaucho”, que hizo tanto por la educación, los humildes y los enfermos, junto a los inolvidables Pablo Sceliga y Héctor Allais, pudo descansar junto a la comunidad que tanto lo amo.

La sepultura se hizo a la derecha del Templo y su diseñador, el pintor Salvador Álvarez explica sus partes y significados:

“los restos del Padre Rolando serán depositados bajo el nivel del suelo. El suelo de esta tierra y de su querida ciudad.

“La gran Cruz, símbolo de nuestra redención, se apoya suavemente sobre su tumba y asciende luego verticalmente al Cielo, simbolizando su vida. Así consagro su existencia enteramente a Dios, distinguiéndose por su bondad y entrega.

“Las dos pantallas laterales simbolizan a la comunidad erguida y velando a su lado, sobresaliendo allí el rostro del Padre rolando. En las placas de mármol queda grabada la memoria de su paso terrenal.

“Dos maceteros con plantas naturales simbolizan su presencia que sigue viva en la comunidad, floreciendo el alma de cada uno de quienes le conocieron.

“La figura de San Juan Don Bosco a su lado, expresa la complacencia del santo fundador con este, su hijo querido, que lo encarno en su vida y ahora gozan juntos en el cielo. El busto de Don Bosco está basado sobre un engranaje que representa las principales virtudes y que más recomendó a los jóvenes: Caridad, Trabajo, Templanza, Paciencia, Castidad, Humildad, Fe.

“El pedestal con erguidas franjas de cemento, significan la perenne juventud de Don Bosco y de sus seguidores, y sobre todo de sus destinatarios, los jóvenes.”

El deseo del Padre rolando siempre fue emplazar una imagen de Don Bosco junto al Templo. Es ahora que se cumple su deseo y sus restos descansan junto a la imagen.

Fuente: Diario “La Calle”, septiembre de 1996

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario