¿Túneles? Misteriosos hallazgos en Concepción del Uruguay

Diario “La calle” 28/07/1978. Boquete abierto en la bóveda que permitió descubrir la construcción subterránea cuando se llevaban a cabo las obras para el futuro Centro Cívico.

Los túneles de la ciudad

Después de la demolición de la antigua “Comandancia”, en diversas circunstancias que se efectuaron trabajos en el predio, surgieron indicios de la posible existencia de una “red de túneles” que partiendo de este lugar, enlazaran con  el edificio de la actual Jefatura de Policía, Iglesia, Colegio del Uruguay Justo José De Urquiza y el de la Residencia de la Familia Urquiza (hoy Correos).

La existencia de éstos túneles, se había transmitido verbalmente de generación en generación, pero la primera evidencia de su posible existencia se tuvo en mayo de 1946 cuando circunstancialmente se descubriera “…un posible túnel entre la Ex Comandancia y el Edificio de la Policía de Entre Ríos…”

Posteriormente el 27 de junio de 1957, en circunstancias que un grupo de empleados municipales se encontraban abocados a la construcción  de un cimiento, notaron que el piso cedía bajo sus pies por lo que decidieron investigar. En la excavación se encontraron sables, hebillas de bronce, proyectiles de armas antiguas, vasijas, porrones de barro, estribos y frenos de hierro.

En dirección  este a oeste, se halló una galería subterránea de gruesas paredes de ladrillo, con arcadas cada tres metros más o menos y en algunos de sus tramos tenía hasta 1,20 metros de ancho aproximadamente. La galería se cortaba en el extremo oeste en una pared que delimitaba con otra construcción edificada al otro lado de unos cuatro por dos metros, sin otra salida que no fuera “hacia arriba” lo que hacía suponer que se tratara de un sótano o depósito

En su extremo este la galería desembocaba en un ambiente más amplio, de forma aparentemente circular con techo abovedado.

Diario “La calle” 27/07/1978. Grupo de “curiosos” visitando la construcción descubierta cuando se llevaban a cabo las obras para el futuro Centro Cívico.

Estos hallazgos dieron lugar a los más diversos comentarios y variadas opiniones tanto de los historiadores locales como de los “entendidos en la materia”. Algunos dieron su opinión que se trataba de una “parte de una red de túneles”, otros de sólo de sótanos o depósitos, para el reconocido investigador de nuestro terruño Andrés García sólo se trataban de letrinas.

Tiempo más tarde, en los últimos días del mes de junio de 1974, en el patio del edificio de la Policía de la Provincia, apareció un pozo, dejando al descubierto paredes gruesas y derruidas haciendo retrotraer a los presentes a la época de la fundación de nuestra ciudad.

En ese momento se consultó a José Nadal Sagastume, quien no reconoce saber que podría ser esa construcción, sugiriendo se consulte con Andrés García. Pero igual opino sobre este hallazgo: diciendo que sería un pozo de agua o una letrina.

En esos momentos se recuerda que en el momento en que se construyó el depósito para el surtidor que poseen en el patio de la institución, se encontraron también con paredes de una galería antigua, huesos humanos y una serie de argollas de hierro forjado. Esto hizo suponer que son restos de la antigua cárcel que había en la antigüedad y que poseía un cementerio contiguo.

Como es de imaginar, la ciudad, se vio alarmada y muy curiosa con este hallazgo y “el Doctor Arturo Mardon, interesado por el asunto, alerta por la supuesta vinculación entre un hallazgo similar producido años antes, exactamente donde (en 1974) estaba la Oficina de Turismo” (Ex Comandancia).
En este sitio fue hallado un sótano y al parecer se conectaba con una galería subterránea hacia el Oeste, lo que hace suponer que los dos edificios (Comandancia y Policía), se comunicaban. También comento el Doctor que, en la reconstrucción del Colegio del Uruguay, se habían hallado una galería subterránea. Todo esto se tomó como una versión. Pero las autoridades locales, el Intendente Scelzi y el Gobernador Don Tomas Cresto se mostraron interesados en investigar de que época serian y hasta se llegó a pensar que serían un atractivo turístico mostrar estas excavaciones.

El Prof. Gregori, da por acertado la versión de que son “Túneles” y que él, en su infancia los recorría, ya que acompañaba a su papa a la vieja Comandancia donde se hacían ferias. En esas galerías había una tapa de madera en el piso que abrían y recorrían un túnel con dirección Oeste.

Diario “La calle” 29/06/1974. Construcción descubierta cuando se llevaban a cabo trabajos en el patio de la Departamental Uruguay de la Policía de Entre Ríos.

En búsqueda de dar respuesta acertada a lo encontrado, la prensa entrevista al Señor Domingo Egillor, quien fuera Jefe de la Policía, quien narra que, en su gestión, también el patio se hunde con el paso de un camión de bomberos, donde se descubren dos habitaciones de 6 x 4 metros, de donde se extraen cucharas, tenedores y trazos de sables.

Consultada también a Lorenza Mallea, ella narra que siendo joven paseaba por la quinta de Porta (en las inmediaciones de la Quinta de las Hermanas del Sagrado Corazón), y al estar a orillas del Arroyo de La China, ven una construcción, una especie de boquete, que daba al arroyo. Consultando de que se trataba, le comentan, que son salidas de túneles que venían del centro de la ciudad.
Ante este acontecimiento que mantenía al pueblo en vilo esperando una respuesta, Andrés Gracia destacado historiador local, asegura que son pozos negros y que en muchas oportunidades se usaron de basureros, de ahí que se encuentren botellas, frascos, cucharas, tenedores, huesos de algún asado. Y dijo entonces: “En fin, repito que creo firmemente no estar equivocado, pero si hubiera alguna opinión más verdadera que la mía, que ella prevalezca”.

Y claro que la había y siguieron apareciendo en la prensa, además de las expuestas, están también como la de Juan Chiozza Traverso que fue jefe de Policía en 1920, que dice que lo hallado en el patio de la policía pertenece al edificio antiguo de policía y cárcel.

En 1978, estando en construcción el actual Centro Cívico, vuelven aparecer estas edificaciones subterráneas y con ellas la pregunta ¿Qué son? ¿Túneles? ¿Letrinas?. Gran parte de la población visitaba estas construcciones y los obreros cavaban cada vez más. Hasta se llegó a sugerir que habría que llamar algún experto que investigara. Pero un día para otro, tapan lo hallado y se sigue con la construcción del actual Centro Cívico. De esta manera la acción de las excavadoras, borraron para siempre estos vestigios, quedando hoy en el recuerdo y en las páginas de los diarios de la ciudad, para las futuras generaciones.

Respecto de los túneles del Colegio, son, con seguridad una vieja cisterna que se usaba en tiempos dónde no existía el agua corriente, Luis Aráoz, la describe en si libro “Del tiempo viejo”: “El aljibe (pudimos ver su interior una vez que hubo que desagotarlo), está formado de una nave de bóveda como de cinco metros de ancho y de treinta de largo, más o menos, de Este a Oeste, desde donde terminaban las veredas de mármol. Se comprende la necesidad de haberle dado tanta dimensión, puesto que recibe el agua de lluvia de los cuatro costados del edificio…”.

En 1991, en la ampliación que realizan de la Asociación Bancaria, se encuentran huesos y cabellos humanos (sin confirmar), aclarando entonces que las reformas hechas fueron sobre terrenos en que años atrás pertenecieron a “El Despertar del Obrero” y que podrían tratarse de habitaciones subterráneas construidas con fines desconocidos.

En 1992, nuevamente aparecen estas construcciones abovedadas y subterráneas, esta vez en la remodelación de Confitería RyS. Y en 1995, durante una excavación que realizara una empresa en calle Supremo Entrerriano entre las calles 9 de julio y Galarza, encuentran una pared en casi todo el trayecto del trabajo q estaban haciendo. Extraen en esa oportunidad algunos ladrillos de gran tamaño. Por supuesto que se vuelve a la teoría de los túneles. En esta oportunidad los historiadores consultados opinan que serían ladrillos de la época del Cabildo.

En el año 2006, en un artículo que escribiera el Prof. Eduardo Giqueaux, para el Diario UNO, habla de los túneles en el Colegio Urquiza. No asegura que los hubiera, pero deja entrever que en la ciudad seguramente los hubo. Lo encontrado eran pasadizos de un metro de ancho por uno con ochenta a dos metros de alto, calzados con ladrillos sobre paredes y techo construido en forma de bovedilla. Lamentablemente para dar lugar a las nuevas construcciones, todos estos descubrimientos fueron tapados con escombros y tierras. Dejando así, a la población, sin la respuesta a una pregunta: “¿Hay túneles en Concepción del Uruguay?”

Texto: Virginia Civetta. Fuentes: Diario La Calle (1974 y 1978) y Diario UNO (2006); Andrés Rousseaux, “Los túneles de la Comandancia” y Aráoz, Luis, “Del Tiempo Viejo”

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario