El cambio en la mano de circulación en C. del Uruguay

Autos estacionados sobre la izquierda en calle España

En nuestra ciudad, como en muchos países de Latinoamérica, al comienzo de la introducción de vehículos, sobre todo motorizados, se tomó como regla la circulación por la mano derecha, norma que se sigue aún hoy en varios países, sobre todo anglosajones siendo Gran Bretaña y Australia los ejemplos más visible, y así, por supuesto, pasó en Entre Ríos, hasta que otros países adoptaron la norma de circular por la mano contraria y fabricaron vehículos, fundamentalmente Estados Unidos, adaptados a esa función, es decir con el volante a la izquierda, tal como lo vemos hoy.

Un poco de historia

En función de que el tránsito en la ciudad de Buenos Aires, se había vuelto muy complicado, y con el fin de organizarlo, la municipalidad de Buenos Aires, estableció mediante una Ordenanza del 4 de abril de 1872 que “los carruajes deberán siempre marchar por la derecha de la calle”.

Pero solo la circulación vehicular era por la derecha, con el tiempo la ingeniería inglesa empezó a tener mayor protagonismo y, por ejemplo, a fines del S. XIX, los ferrocarriles circulaban todos por la vía izquierda, excepto el de Casa Amarilla a Ensenada construido por un ingeniero oriundo de EE. UU., país donde desde la Independencia se avanzaba por la derecha.

En vista de ello, o sea por la predominancia de la costumbre inglesa, el intendente Francisco Seeber reguló el 17 de mayo de 1889 que el tránsito debía desarrollarse por la mano izquierda, disposición confirmada por otra del 16 de julio de 1897.

Aviso de Ford difundiendo el cambio de mano

Para 1945, el número de accidentes era muy elevado en relación a la cantidad de vehículos que circulaban, y dónde, aún se mezclaban los motorizados y los de tracción a sangre. Los expertos argumentaron que ese elevado número de siniestros, se debía que nuestro país era uno de los pocos que aún tenían la mano de circulación por la izquierda. Para evitar esto, se decidió cambiar el sentido de circulación, es decir que pasaría de la izquierda (sistema inglés) a la derecha (sistema norteamericano).

Por otro lado, la influencia de la potencia industrial de los Estados Unidos, se iba haciendo sentir en Latinoamérica y muchos países iban adoptando su forma de manejo, ya que los vehículos que estos producían eran con el volante a la izquierda. Argentina no fue indiferente a este contexto y decide enviar al al ingeniero Nicanor Alurralde a EEUU para estudiar las condiciones y la señalización, en tanto el Automóvil Club Argentino inició una campaña preparatoria que culminó en la propuesta de un cambio para el 5 de octubre de 1944 (Día del Camino). La cuestión económica no fue un punto menor, ya que al tener que adaptar el sistema de manejo de los autos, que provenían principalmente de EEUU, se volvía engorroso y agregaban mucho valor al precio final de los vehículos.

Pero, uno de los elementos que más influyó en la toma final de la decisión del cambio de mano  la proximidad de la inauguración del puente internación Paso de los Libres-Uruguayana que nos uniría con la república brasilera, ya que este último país tenía desde hace tiempo la circulación por la derecha y hubiera sido caótico que se encontrara de este lado con la circulación cambiada. La inauguración estaba prevista para el 12 de octubre de 1945.

Para ese momento solo Argentina y Uruguay mantenían la circulación “a la inglesa”, finalmente Uruguay fue el último país de Latinoamérica es imponer el tránsito por la derecha, lo hizo desde el 2 de septiembre de 1945 a las 4 a.m.

Tomada la decisión, nuestro país emite el virtud del decreto Nº 26.965/1944 que establece que a partir del día 10 de junio de 1945, desde las 06:00 se debería cambiar la mano de circulación en todo el país y se limita temporalmente la velocidad de circulación de los coches en campo abierto  a 70 km p/h, en zonas suburbanas a 35 Km p/h; y dentro de las ciudades (zona urbana) a 20 Km p/h. Es interesante destacar que el día elegido fue un domingo, dónde el tránsito es menor, de modo de que el cambio de mano fuera los menos traumático posible.

En la provincia se creó un organismo la “Comisión Provincial del Cambio de Mano” y, en nuestra ciudad, los medios de difusión, básicamente los diarios tuvieron mucha influencia en difundir las nuevas medidas que fueron acompañadas por personal de tránsito de la municipalidad en la orientación de los conductores en los primeros momentos, con el fin de ordenar el tránsito y prevenir accidentes.

Los comercios y empresas se sumaron a la campaña de difusión y podemos ver un aviso de Ford de esa época publicado en el diario “La Calle”, que señala que, entre los beneficios que traería esta medida destacaban que “Los nuevos coches llegarán más rápidamente al país”, “Los motores y repuestos costarán menos” y “El turismo con los países vecinos se verá facilitado”, un aviso dela tienda “La Chaqueña” decía “Cambie de mano, pero no de tienda”.

Al principio según los relatos de las crónicas de la época fue un proceso no exento de problemas que fueron severamente marcados por el joven diario “La Calle”, sobre la falta de controles, de señalización del sentido de las calles, de planos indicativos y, por supuesto, de la mala conducta de los conductores, algo todavía no resuelto  más de 75 años del “cambio de mano” de la circulación vehicular.

Ese día, el 10 de junio, y por esta razón, se celebra en nuestro país el “Día de la seguridad vial”.

Texto: Civetta, María Virginia y Ratto, Carlos Ignacio. Bibliografía: Diarios “La Calle” de 1945. Agradecimiento a la Museóloga Ana Trípoli, por facilitarnos el acceso a las fuentes. Y, http://www.vialidad.gba.gov.ar/

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario