Templo Masónico de Concepción del Uruguay

Templo masónico en una foto aparecida en un álbum de 1912, observesé las ventanas, hoy inexistentes.

Albergó a la más antigua logia masónica del país, llamada Jorge Washington fundada en 1822 por el Cnl. Juan Florencio Perea, de la cual fue parte el entre otros, el Gral. Urquiza quien alcanzó el grado máximo, el 33. El edificio es del año 1878 y fue construido por los arquitectos Pedro Riva y Luis Conturbi.  Este edificio posteriormente, fue sede desde el año 2003 del Museo Provincial del Dibujo y Grabado “Guaman Poma” hasta que se traslada a su actual edificio.

Lamentablemente no abunda documentación abundante del nacimiento y desarrollo de las Logias Masónicas, debido a condenas de instituciones como la iglesia católica.

Por documentos existentes en el Archivo Histórico de Entre Ríos, por dos cartas escritas por Juan Perea al Gobernador entrerriano Lucio Mancilla, dan cuenta de una Logia en la ciudad para el año 1822.

Entre otros contaba como miembros a: Mancilla, Perea, Dr. Pedro Agrelo, Dr. José Millán, Berón de Astrada, León Sola, y Pedro Barrenechea. No se sabe bien desde que fecha toma el nombre de Jorge Washington, pero algunos historiadores nos dicen que el nombre lo tomaron desde su creación.

Para el año 1857 ya se pueden conocer algunos masones con sus grados: Venerable Honorario S.E. el capitán General Don Justo José de Urquiza, Venerable Maestro de la Logia Maestro Ramón Bergara. Primer Vigilante Isaías Olivera, segundo Vigilante Jaime Masramon. Orador Emiliano Álvarez, Secretario Antonio López Piñón, Tesorero Julián Grane. Otros: Pablo Fossati, José Cordero, Vicente Montero, Simón Santa Cruz, Martin Ruiz Moreno, José Carosini, Teófilo Urquiza.

Muchos miembros eran uruguayos, lo que hace suponer que la Logia dependía de la del país vecino.

En 1856, se crea en Paysandú la Logia Cristóbal Colon y en 1857, el Supremo Consejo de la Masonería del Uruguay encomienda a Leandro Gómez a inaugurar el templo y Reglamentar la Logia de nuestra ciudad.

Por varios años la Logia uruguaya mantuvo el mando de las dos orillas, siendo los contrarios más destacados el cura párroco Domingo Ereño y el director del Colegio profesor Alberto Larroque. Ante los ataques recibidos tienen muy poca actividad entre los años 1858-1860.

El 19 de junio de 1863, se reúnen los miembros bajo la presidencia de Ramón Bergada y acuerdan reanudar los trabajos. Para tal fin se alquila un inmueble a Juan Chilotegui, donde funcionan hasta 1868.

Las autoridades fueron: V. Maestro Ramón Bergada. P. Vigilante Manuel Fernández, S. Vigilante, Jaime Masrramon, Orador Idelfonso Medina, Secretario Antonio López Piñón Tesorero Santiago Cometa.

Ingresan en este periodo entre otros: Teófilo de Urquiza Calventos, Joaquín Montero Urquiza, Francisco Fernández, Roberto Cremer, Carlos Tomas Surigues.

Las obras llevadas a cabo fueron: establecer un asilo para personas necesitadas, fundar un hospital, una biblioteca y durante la epidemia de fiebre amarilla traer médicos para reforzar los existentes.

Se sigue también con el ingreso de nuevos miembros y se otorgan diferentes grados.

En 1868 dejan la casa alquilada y se trasladan a una nueva ubicada en Entre Ríos y Alberdi donde permanecen hasta 1870.

Con la sublevación de López Jordán el templo fue desmantelado. La Logia se ve obligada a interrumpir las actividades actuando en periodos discontinuos. En 1873, nuevamente la sublevación de López Jordán, ataca a la Logia y desaparece por un periodo más prolongado.

En 1875 vuelven a reunirse los masones concepcioneros, instalándose en la casa de Pablo Doutre, sita en 3 de febrero y Suipacha. Pero fue por poco tiempo ya que comparan un terreno en 8 de junio 720, ubicación actual del templo.

La obra estuvo a cargo de los arquitectos Pedro Riva y Julio Conturbi, ambos miembros de la Logia.

En el caso de la provincia de Entre Ríos, en el año 1944, por orden de Interventor Federal Tte. Coronel Carlos Zavalla, y el Ministro de gobierno Dr. Benito Raffo se invade el Templo Masónico local y toda la documentación se remite a la ciudad de Paraná.

Pasaron algunos años, en 1957, se ordena la restitución de los documentos a las Logias, pero muy poco quedaba de la centenaria institución. Revisando la documentación encontrada y la de la Logia del Uruguay, algo de la Logia Masónica Jorge Washington de Concepción del Uruguay se pudo reconstruir.

Edición: Civetta, María Virginia y Ratto, Carlos Ignacio. Bibliografía: Alcibíades Lappas “Logia Jorge Washington” y Hutin, S. “Las Sociedades Secretas”.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario