Las cárceles de la ciudad

Cárcel nueva de la ciudad, foto de, aproximadamente, 1920

El 25 de junio de 1783, don Tomas de Rocamora funda la ciudad de Concepción del Uruguay, definiendo la ubicación los edificios más importantes en torno a la plaza principal, entre ellos menciona a la iglesia, hospital, escuela, cabildo y cárcel, como también puentes y caminos, los que podían  ser “solventados con el tercio correspondiente al rey, para no agravar la situación de la población muy pobre y recién llegada….”, aunque no se sabe si este último edificio se hubiera construido. Seguramente en el Cabildo, sede de las autoridades fue también el lugar destinado como cárcel en los primeros tiempos de la villa, este emblemático edificio estaba ubicado, según se cree en el solar N° 1, es decir dónde funcionó el teatro 1° de Mayo. En el año 1834, se crea la “Policía de la provincia de Entre Ríos”, estableciéndose y organizando la justicia en el territorio de la provincia, siendo nuestra ciudad sede de uno de los departamentos Judiciales, ocupando para cumplir con sus funciones y atribuciones el de la “Comandancia”. Este antiguo, edificio que había pertenecido a una de las tradicionales familias de la ciudad y posteriormente ocupado por las autoridades provinciales, es reformado y ampliado en el año 1848, agregándosele un piso de alto, siendo la sede de: ”…las oficinas de la comandancia y del departamento de policía, teniendo las siguientes comodidades: una pieza de 8 varas, 1 salón de 16  varas, oficina de la comandancia de 9 varas, la “oficina de la policía de5 varas. Además tiene una cuadra interior para tropa de pared de “material y techo pajizo de 30  varas de longitud, dos piezas para oficiales de material y techo “pajizo de 5 varas de lado cada una y calabozos de material….(no aclara la cantidad)”. Es decir, el edificio de la Comandancia además de ser asiento de la “Comandancia militar y Jefatura de la policía, fue utilizado como cárcel”. Al crearse la Municipalidad de Concepción del Uruguay, a partir del 1 de enero de 1873, las cárceles, penitenciarias y asilos de corrección pasaron a depender de las municipalidades, pues así lo estipulaba la Ley Orgánica. Para esa misma fecha, Luis Aráoz comenta que “Después de un hueco (que ocupa hoy la Policía) formaba la esquina una gran pieza, techo de teja en mojinete y paredes de piedra, con una sola puerta sobre la plaza, sin pavimento en el interior, bien aislada. Le decían “el cuarto de piedra“. Era la cárcel para presos de toda clase de delitos, donde estaban hacinados los forajidos y los de delitos de escasa gravedad. Frente a la puerta se mantenía hito e inmóvil la guardia de un soldado armado de fusil. El edificio actual que ha reemplazado al “cuarto de piedra” fue levantado cuando se capitalizó la ciudad del Uruguay.”, es decir que este “Cuarto de Piedra debió estar ubicado dónde después se construyó la “segunda” cárcel de la ciudad.

La ciudad fue creciendo y se ve la necesidad de construir una cárcel, ya que en la existente se reunían todos los reos del departamento. Es así que el gobierno de la provincia, había dispuesto de una nueva cárcel para la ciudad, “deberá ser sanas y limpias, para seguridad y no para el castigo de los reos, detenidos en ellas”. El 31 de enero de 1887, se llama a licitación para la construcción del nuevo edificio que se destinaría como “Juzgado – Policía – Receptoría de Rentas y Cárcel”. En esta nueva construcción se destina la parte posterior para cárcel pública (hoy sede actual de la Policía de la Provincia de Entre Ríos). Cumplió su función hasta fines del siglo XIX, donde su capacidad se vio desbordada, lo que llevo a las autoridades buscar un nuevo emplazamiento y fuera de la zona céntrica. Este lugar se termina demoliendo en 1912.

Para entonces ya se había elegido un nuevo emplazamiento para la cárcel pública. Este nuevo terreno reunía las características que se requerían, ubicado entre las actuales calles: Doctora Ratto, 25 de agosto, doctor Clark y Costanera Paysandú. La provincia destina $76.000, para la nueva construcción de la cárcel, la que tendría una capacidad para setenta internos. Se inicia la construcción en 1904 y para 1910 estaba casi terminada (faltaba en muro perimetral). Se vio con la necesidad de tener un vehículo para traslado de internos, porque el mismo se hacía a pie y no era seguro, además de ser un espectáculo poco agradable. El 6 de abril de 1910, se recibe el vehículo (carro celular), siendo toda una novedad para la época. Este carro se usa hasta 1930, que queda fuera de servicio y nuevamente se trasladan los internos a pie, desde el departamento Policial a la cárcel. En 1931, se recibe un nuevo coche que se usa hasta 1950.

El edificio actual de la cárcel ha sufrido varias modificaciones: 1928, se le hace el sistema de cloacas, agua corriente y energía eléctrica. En 1991 se consagra una capilla para los internos, bajo la advocación de “San Dimas”. En 1998/99 se amplía el edificio haciéndolo para mayor capacidad de internos.

(Virginia Civetta y Carlos Ratto. Fuentes principales: Rousseaux, Andrés, “Las cárceles de la ciudad” Diario La Calle 14/03/2004,  Urquiza Almandóz, Oscar, Historia de Concepción del Uruguay, Tomo III y Luis Aráoz, “Del tiempo viejo”)

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario