La residencia del Coronel Pedro Melitón Gonzalez

Casa de Pedro Melitón González, en el año 1980
 
Se encuentra ubicada en el casco histórico de Concepción del Uruguay, en la intersección de las calles Urquiza (Ex Santiago del Estero, Coronel González y Centenario del Pronunciamiento) y 8 de Junio (Ex San José y La Rioja), esquino sureste.
Es una antigua casona de estilo italiano, que fuera la residencia del Coronel Pedro Melitón González. Alrededor del año 1875, Pedro Melitón González, era una figura de reconocida trayectoria en el ámbito militar, político y ciudadano de nuestra ciudad, tanto, que es invitado por un grupo de correligionarios del partido conservador a postularse como candidato a Gobernador de la Provincia.
Según una anécdota de la época, éste habría manifestado que, para ser gobernador, debía tener una residencia “acorde el cargo” para lo cual manda a construir su residencia en el solar de la esquina de las calles Rioja y Santiago Del Estero.
No se ha podido, al menos hasta el momento, conseguir los antecedentes de la propiedad del solar, antes de su compra por parte del Coronel González y su esposa Etelvina Céspedes de González.
Para la construcción de la residencia, llevan a sus dueños a tomar créditos para la financiación de la obra. La casona, fue construida a “todo lujo” acorde la concepción arquitectónica de la época y constaba de doce habitaciones principales, dos habitaciones de servicio, una cocina, dos baños, un galpón, techos de teja y tejuelas, cielorrasos de lienzo, pisos de madera y mosaicos.
Coronel Pedro Melitón González

Las aspiraciones del Coronel González de llegar a la primera magistratura de la provincia, se vieron truncadas al no obtener los votos necesarios en las elecciones.

Fallecido el matrimonio González-Céspedes, la mitad de la propiedad pasa como herencia a su hija María González de Quesada. La otra mitad, estaba hipotecada a favor del Sr. Vicente Corbalán que a su vez se la transfiere al Sr. Fulgencio del Sel.
La Municipalidad de Concepción Del Uruguay, en homenaje a quién tanto había dado a la ciudad, por Ordenanza de fecha 3 de mayo de 1890 manda a cambiar el nombre de la calle 19 de Mayo por la de Coronel Pedro Melitón González.
El 10 de julio de 1896, Fulgencio del Sel vende a Luciano Quesada, la mitad de la propiedad que estuviera hipotecada, pasando de esta manera al matrimonio Quesada-González, que queda en propiedad del total de la construcción.
Al fallecer sus dueños, la casona pasa a la sucesión de Luciano Quesada y María González, que la venden el 7 de septiembre de 1900 A Don Mariano Unzué.
 
Sede del Banco Hipotecario Nacional
El 15 de noviembre de 1886 se crea el Banco Hipotecario Nacional en la ciudad de
Buenos Aires. En Concepción del Uruguay, se habilita la Agencia local el 9 de julio de 1887, siendo su representante José María Cordero (h), que había sido Capitán de Puerto luego Subprefecto del Puerto de Concepción del Uruguay, teniendo sus oficinas en la esquina de las actuales calles Juan Perón y Ereño (donde por muchos años estuviera la farmacia Pasteur).
En 1899, el banco alquila la antigua casona de la familia González, en la esquina de las calles Coronel Gonzalez y La Rioja. El Banco Hipotecario, funciona en ése lugar, hasta septiembre de 1920 que se traslada a la esquina noroeste de las calles Galarza y Congreso De Tucumán.
 
Venta de la casona
Al fallecer el Sr Mariano Unzué, queda como única y universal heredera de la propiedad, la Sra. Maria Luisa Unzué de Aldao. La dueña de la finca, el 21 de junio de 1913, la vende al Sr. Justo V. Balbuena, que era Rector de la escuela Normal Mixta de Profesores (denominación de ésa época), casado con Doña Adela Sobrero de Balbuena, interviniendo en la escritura el escribano Wenceslao Gadea.
 
Casino de oficiales del regimiento N° 10 de Infantería Montado
El 30 de marzo de 1925, procedente de la ciudad de Gualeguaychú, se instala en nuestra ciudad el Regimiento N° 10 de Infantería Montada, alojándose la tropa provisoriamente, hasta que se finalicen los nuevos cuarteles (los actuales) en lo que fueran las instalaciones de la Sociedad Rural de Concepción del Uruguay (hoy Barrio La Rural).
La mayoría de la unidad» se instala en oficinas del que fuera el “Palacio de los tribunales” (hoy demolido), mientras que para “Casino de Oficiales” es alquilada la casa de la familia Balbuena donde funciona hasta el año 1935.
 
Otros dueños
Fallecido Justo V. Balbuena, la propiedad pasa por sucesión a su esposa Adela Sobrero de Balbuena y sus hijos Justo María Lorenzo y Ramón Félix Balbuena. En el año 1948, por ejecución hipotecaria, el Banco Hipotecario Nacional dispone su remate público el 10 de diciembre de ése año, a cargo del rematador público Santiago Arturo Vázquez con una base de $ 25.000. La casa es adquirida por el José Francisco Sáenz Valiente, para su esposa María Luisa Lanusse de Sáenz Valiente.
 
Anexo del Gran Hotel
Vista de la residencia en el año 2018 (Foto: Mabel Gómez)
 
El 21 de agosto de 1950, la Municipalidad local autoriza a su propietaria a subdividir la propiedad original en seis departamentos individuales, construyéndose además baños y cocinas, instalaciones de agua caliente y teléfonos.
Los departamentos, son inaugurados en mayo de 1951 como “Anexo del Grand Hotel”, propiedad, en ese entonces de la Sra. Lanusse de Sáenz Valiente.
La calle Coronel Gonzalez, con motivo de la celebración del Centenario del Pronunciamiento en 1951, pasa a denominarse “Centenario del Pronunciamiento” (Decreto Municipal N° 1466/1951).
Al fallecer la Sra. María Luisa Lanusse de Sáenz Valiente el 15 de junio de 1966, la propiedad pasa a su esposo, a quién se le es adjudicada con fecha 26 de marzo de 1981.
En 1970, la Municipalidad local, dispone por Decreto N° 2419/1970 que la calle Centenario del Pronunciamiento, retome el nombre de General Urquiza.
En el mes de febrero de 1996, Francisco Jose Sáenz Valiente vende el que fuera el “Grand Hotel” (Ex Palacio Texier) al Sr. Jorge Rodenas, no incluyendo en ésta venta el denominado anexo sobre la calle Urquiza esquina 8 de Junio.
Al fallecer el 22 de enero de 1997 Francisco José Sáenz Valiente la finca que fuera del Coronel González pasa a sus sucesores.
 
Hoy, esta vieja residencia, y producto de un abandono ocasionado por disputas judiciales, luce semi abandonada y con evidente riesgo de derrumbe si no es tratada con celeridad. Esperemos que las nuevas autoridades municipales que asumirán en diciembre se encarguen de este asunto para que no seamos testigos de la pérdida de una casa que tanto por quien fuera su propietario como por sus valores artísticos y arquitectónicos, merece ser preservada para memoria de nuestra comunidad.
 
Edición: Civetta, María Virginia y Ratto, Carlos Ignacio. Texto: Andrés Rousseaux, “Concepción del Uruguay, edificios con historia” Tomo II
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario