Hotel de París, un solar con historia

El Hotel París en sus tres etapas, al centro la original de 1890, a la derecha la segunda, de 1910 y a la izquierda la final, de 1930 aproximadamente (Foto extraída de una publicidad del año 1940)

Aún hoy, a casi 40 años de haber cerrado sus puertas definitivamente, el edificio principal del hotel París, continúa mostrando su figura frente a la plaza principal de Concepción del Uruguay, denominada Francisco Ramírez, en honor a uno de los primeros caudillos que defendió la causa federal en nuestro país.

El Hotel París ocupó el solar (porción de tierra cuya superficie equivalía a un cuarto de manzana) dónde según algunos autores nació el 13 de marzo de 1786 el caudillo entrerriano, tal como la acredita una placa colocada en su fachada en el año 1971, al ser aceptado públicamente este hecho avalado por Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos (filial C. del Uruguay).

La historia comienza con la distribución de tierras inmediatamente después de fundar la ciudad, el 25 de junio de 1783, y con la asignación del solar Nº 1 a la madre de Francisco Ramírez, doña Tadea Jordán -y no a Gregorio Ramírez su padre- por ser esta descendiente del Virrey Juan José de Vértiz y Salcedo.

Posteriormente, ya en el año 1867 se comienza a edificar en este sitio el teatro 1º de mayo, asistiendo a la inauguración del mismo, el 21 de noviembre de 1868, uno de sus impulsores, el general Justo José de Urquiza.

El teatro 1º de Mayo

Hotel parís, a la izquierda puede verse el teatro Primero de mayo

La historia nos indica que en este solar funcionó el Teatro 1º de Mayo, primer edificio dedicado al arte de este tipo en Concepción del Uruguay.

En el año 1867 en que se constituyó la Asociación Promotora del Progreso de Concepción del Uruguay, quienes se proponen entre otros fines el de dotar a la ciudad de un teatro.

Finalmente, el 21 de noviembre de 1868, se produjo la inauguración del Teatro 1º de Mayo, con la actuación de una compañía dramática española. Para dar una idea de la magnitud de la obra, cabe consignar que para esa fecha la población de C. del Uruguay (capital de la provincia de Entre Ríos)  era de 6.513 habitantes

El teatro tenía capacidad para 450 personas distribuidas en plateas, palcos altos y bajos y un paraíso con 120 asientos. La decoración estuvo a cargo del pintor Bernardo C. Victorica, quien pintó el interior del teatro y los adornos del cielorraso, en el que se destacaba un ángel cubierto por una túnica transparente. Victorica, después de abandonar C. del Uruguay realizó su obra cumbre, la ejecución del telón de boca del antiguo teatro Colón de Buenos Aires. Este pintor, Bernardo Cornelio, era hermano de Benjamín Victorica, secretario del general Urquiza y marido de Ana Urquiza, hija del general.

En el año 1926 el teatro estaba clausurado por el municipio por razones de seguridad y la comisión directiva juzgó que el costo era demasiado alto para los recursos de la Asociación, y eso sumado a que ese año vencía el plazo de vigencia legal de la misma que había sido conformada por 25 años. En base a estas razones se resolvió la disolución de la Asociación Promotora del Progreso y proceder al remate del edificio del teatro.

El ganador de la puja resultó el señor Inocencio Suilar. El día 24 de mayo de 1928, seis meses después del remate se procede al traspaso de la propiedad al Sr. Suilar, y en ese mismo acto el teatro es vendido a la señora Ambrosia Serafina Delaloye de Barral. Cabe señalar que la señora de Barral era ya propietaria del Hotel París, establecimiento que funcionaba lindero al límite sur del teatro.

El fin de la señora de Barral era conservarlo y remodelarlo conjuntamente con la expansión del hotel. El proyecto planeaba dotar al nuevo teatro de 535 butacas, con la platea en declive, un hall 40 metros cuadrados, espacio para orquesta, tertulia, 17 camarines con baño, etc. el costo del proyecto era de 206.000 pesos, suma elevada para la época y la crisis del ’30, hizo imposible conseguir la financiación.

Finalmente, ya muy deteriorado nuevamente clausurado por la municipalidad la señora Barral debió desistir de su obra y el histórico edificio fue demolido en el año 1930.

El Hotel París

En el centro el nuevo Hotel París

Tomando como base el Club Casino Uruguay, edificio construido en el año 1870, en el año 1890 comenzó a funcionar el Hotel París, por iniciativa del joven matrimonio compuesto por Pedro José Barral y Serafina Delaloye de Barral, quienes en el año 1898 compran el cuarto de manzana con esquina en E. Perón y 9 de Julio, terrenos que fueran oportunamente del Dr. Benito Cook y los hermanos Julio y Bernardo Victorica. En ese momento de realizan refacciones al viejo edificio del Dr. Cook y se amplía hasta la calle 9 de Julio, dando así origen a la antigua fisonomía del hotel París. 

En 1905 se decide ampliar el edificio en el terreno ubicado frente a calle 9 de julio, en razón de la demanda de alojamiento existente, mientras tanto se debe alquilar una casa ubicada en calle Juan Perón (Vicente H. Montero) 10. Finalmente, en 1909 se inauguran las primeras obras consistentes en la nueva cocina y comedor, mientras que las 50 nuevas habitaciones con baño y agua corriente se inaugurarán al servicio a fines de 1910.

Don Pedro Barral fallece el 28 de febrero de 1928 quedando al frente de la empresa su señora Serafina Delaloye, hasta el año 1955, 11 de agosto, fecha en que fallece.

El 1º de enero de 1928 se inauguran en la ciudad las obras de alumbrado, cloacas y aguas corrientes, debiendo ser los edificios de uso público (como los hoteles y restaurantes) los primeros en tener que ajustarse a las nuevas normas.

 Carlos Gardel

Numerosas figuras del arte y la política pasaron por el Hotel París, entre ellos Florencio Sánchez, el Barón Hirsch y Benjamín Victorica, pero, entre sus visitantes, se destaca la figura del gran Carlos Gardel, en el año 1933, en ocasión de actuar en el Teatro Avenida (actualmente supermercado Gran Rex). La significación de esta visita radica en que éste fue el último punto de Argentina en que actuó y pernoctó Carlos Gardel antes de emprender- vía una lancha que lo trasladó a Paysandú (ROU)- la gira que lo llevara a la muerte en el año 1934 en la lejana Colombia.

Gardel arribó a C. del Uruguay en ferrocarril y se alojó, como mencionamos en el Hotel París, donde además desarrolló una intensa actividad social. Durante su estadía, Gardel no salió mucho de su habitación, ya que gran aficionado a las carreras de caballos se la pasó palpitando alguna fija para el hipódromo de Palermo. 

El final

En el año 1956, los descendientes de la familia Barral vendieron el establecimiento, aunque en esta operación no se incluyó el nuevo hotel (hoy rectorado de la UNER). En el año 1964 el Concejo Deliberante sancionó una Ordenanza –la Nº 2187/64- que prohibía “demoler ninguna finca en la zona céntrica…”, hecho que permitiría la preservación de la fachada de este simbólico edificio.

Finalmente, este edificio es vendido en el año 1984 y fue destinado a oficinas y negocios comerciales, función que aún se sigue desarrollando en ese histórico sitio. Por su parte, el nuevo hotel es vendido a la Universidad nacional de Entre Ríos en la década de 1980.

 

Edición: Civetta, María Virginia y Ratto, Carlos Ignacio. Fuentes: Oscar F. Urquiza Almandoz, Historia de Concepción del Uruguay Tomo I y II, Abril de 1983, Municipalidad de Concepción del Uruguay. María del C. Miloslavich de Alvarez, “Acerca del lugar de nacimiento del general don Francisco Ramírez”, Diario La Calle,  13 de marzo de 1981. “Cuando el Zorzal cantó en Uruguay”, Diario la Calle, junio de 1987.. Revista “Panorama”. Andrés Rousseaux, Edificios con historia,  año 1999. “Hotel parís, entre la nostalgia y la realidad“, Diario La Calle, 15 de diciembre de 1987. Agradecimiento especial al señor Pedro Barral por permitirnos acceder a sus archivos.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario